Páginas vistas en total

martes, 28 de junio de 2011

Grecia II - CAPÍTULO XII



LA VIDA ECONÓMICA DE GRECIA EN EL PERIODO CLASICO
El período de la historia de Atenas llamado «siglo de oro de Pericles» constituye el período de más alto florecimiento económico, político y cultural de aquel Estado, por lo cual su estudio atrae, desde hace mucho, la atención de los hombres de ciencia.

En la historiografía de otros países, ese estudio se ha regido a menudo por modalidades tendenciosas, proclives a modernizar la vida económica y social de esa época; y tales tendencias engendran frecuentemente una directa falsificación del material histórico.

Se sobrentienden que tales modalidades falsifican la realidad histórica. Esta manera de encarar tendenciosamente la historia de la Grecia antigua ya se manifestó plenamente hacia finales del siglo XIX, en las obras de los más destacados representantes de la historiografía burguesa alemana: Duncker, Iu, Schwartz, R. Pelman, E. Meier y otros. Por ejemplo, E. Meier afirma que los pueblos antiguos pasaron por las mismas etapas de desarrollo que los países europeos durante la Edad Media y los tiempos modernos. Al período histórico reflejado en el epos homérico, lo denomina «Edad Media griega». A partir de los siglos VIII-VII a. C., Grecia —según su criterio— inició la etapa del desarrollo que en el siglo V la llevó al capitalismo, en todas las particularidades que le son propias. De esta manera, E. Meier divide la historia de la humanidad en ciclos, cada uno de los cuales termina con el capitalismo que, en su opinión, constituye la etapa más alta que da fin al desarrollo.

Este punto de vista fue íntegramente tomado por R. Pelman y por Iu Beloch, quienes también afirmaban que Grecia, en el siglo V a. C., era «un país capitalista». Ciertamente, al lado del expuesto punto de vista, existía otro, vinculado al nombre del economista e historiador burgués K. Bücher, quien, a diferencia de E. Meier, consideraba que, a lo largo de toda la época antigua, imperó en Grecia la economía doméstica cerrada (oikos), en que la vida económica de la sociedad tenía por base a la familia, la casa.

El problema principal de la producción, en opinión de Bücher, se reducía a la satisfacción de las necesidades de la familia ensanchada por la inclusión en su seno de los esclavos y de la «servidumbre de la gleba[1]», y que el comercio no desempeñaba ningún papel de importancia. Lo común en los puntos de vista de E. Meier y de K. Bücher, que encontraron no pocos partidarios, es que ambos, en sus definiciones de la economía de la antigüedad, no parten del Modo de Producción que fundamenta la realidad histórica de las relaciones sociales, sino del desarrollo del intercambio que tratan muy arbitrariamente.
En nuestro días, las ideas de Bücher casi han perdido ya su influencia sobre la historiografía burguesa, y el punto de vista de E. Meier y sus modalidades modernizadoras han sido, en mayor o menor grado, heredadas.

La utilización, en las obras dedicadas a la historia de la antigua Grecia, de categorías y términos correspondientes a las épocas feudal y capitalista, desconociendo al mismo tiempo las particularidades históricas del régimen esclavista, son igualmente características también para el historiador de Munich, Bengtson, y para el catedrático florentino Gianelli, para el francés Cloché y para el inglés Freeman.

Incluso puede percibirse cierta influencia de esta orientación en las obras de hombres de ciencia ingleses, progresistas, ubicados en las posiciones del marxismo, como John Thompson Watson. Pero las modalidades de tendenciosa modernización son especialmente características de algunos historiadores norteamericanos. Por ejemplo, en The ancient Greeks, libro de W. Prentice, catedrático de la Universidad de Princetown, de los EE. UU., la caracterización de la Atenas del siglo V a. C. como de un Estado capitalista es más intensa aun que la hecha por E. Meier. En ese libro, Prentice escribe acerca del desarrollo «industrial» de Atenas, que condujo a dicha ciudad no sólo hacia el capitalismo, sino hacia la dominación política de los ciudadanos, a los que compara con el actual proletariado.

Se sobreentiende que Prentice silencia el carácter esclavista de la democracia ateniense a la que, a fin de cuentas, define como una «dictadura del proletariado» peculiar, por la cual siente un odio feroz. Escribe Prentice: «El triunfo completo de la democracia en la Atenas del siglo V a. C., representaba el ilimitado poder del más amplio grupo de electores, los más irracionales, más fanáticos y más irresponsables.»

En la historiografía norteamericana contemporánea existe otra orientación más, que
aprovecha en no menor grado las modalidades de modernización tendenciosa de la historia antigua y la falsificación de los hechos históricos. Los representantes de esa orientación (Marsh, Cramer, Zimmern y otros), idealizando omnímodamente el régimen político de los antiguos atenienses del tiempo de Pericles, pintan el Estado capitalista norteamericano como heredero directo y continuador de las tradiciones de la antigua democracia y hablan de «la gran misión histórica de la democracia norteamericana». Para «fundamentar» esta tesis singular, Marsh, por ejemplo, en su libro Modern Problems in the ancient World, publicado en 1942, compara sin reservas a los desocupados norteamericanos con los productores directos de la antigua Grecia que habían perdido su trabajo, e intenta explicar la aparición de la potencia marítima de Atenas con el afán del gobierno ateniense de «liquidar el desempleo»; y Zimmern desenvuelve todo un programa de la «expansión democrática de USA», remitiéndose a la experiencia de los antiguos atenienses, para «evitar errores que habían resultado fatales para el experimento de Atenas».

Resulta así que la modernización de las relaciones económico-sociales y políticas de la antigüedad es aprovechada, como antes, para probar tales o cuales doctrinas, muy lejanas por su contenido de la historia antigua. La diferencia a este respecto entre los hombres de ciencia burgueses actuales, y sus predecesores del siglo XIX, reside no tanto en las nuevas modalidades, como en el carácter de las exposiciones que tratan de fundamentar mediante un empleo arbitrario del material de la historia antigua. Los historiadores marxistas, principalmente, se hallan en otro camino.

Cuando Carlos Marx escribió acerca del elevadísimo florecimiento interior de Grecia, que coincidió con la época de Pericles, tenía presente el florecimiento de la economía esclavista y de la antigua cultura esclavista. En vinculación con ello, cabe recordar las expresiones de Engels, notables por su profundidad, sobre el papel desempeñado por el esclavismo en el desarrollo histórico de la sociedad antigua: «Nada más fácil que descargarse con todo un torrente de frases comunes acerca del esclavismo, etc., derramando una ira de elevada moral sobre tales oprobiosos fenómenos... Y, ya que hemos comenzado a hablar de esto, hemos de decir, por contradictorio y hereje que ello parezca, que la introducción del esclavismo en medio de las condiciones de aquel entonces constituyó un gran paso hacia adelante.» Un poco antes, anota Engels: «Sólo el esclavismo hizo posible la división del trabajo en escala más grande, entre la agricultura y la industria, creando de esta manera las condiciones para el florecimiento de la cultura del mundo antiguo, para la cultura griega. Sin el esclavismo no hubiera habido ni Estado griego ni arte ni ciencias griegas; sin el esclavismo no hubiera habido tampoco ningún Estado romano.»

Por todo ello, hay que considerar el florecimiento de la vida económica, política y cultural de Atenas y de toda Grecia, a mediados del siglo V a. C., en relación indisoluble con la marcha general del desarrollo económico-social de la sociedad griega de aquella época.

Las peculiaridades históricas de este desarrollo pueden ser ilustradas y confirmadas mediante una serie de datos de la historia de la economía agrícola de aquel tiempo y del desarrollo de las actividades artesanales y comerciales en Atenas y otras ciudades de Grecia.

1. La economía rural
Las condiciones del desarrollo económico en las diversas regiones de la antigua Grecia eran sumamente heterogéneas. Mientras en algunos lugares los oficios y el comercio comenzaron a desarrollarse relativamente pronto, en otros se mantuvieron al nivel de la agricultura y ganadería primitiva. Sin embargo, en adelante la economía rural no perdió su valor y significación.

Incluso, en regiones tales como el Ática, en la que el suelo era poco apto para la agricultura, y en cuya ciudad principal Atenas se habían desarrollado relativamente temprano los oficios y el comercio, la economía rural desempeñó siempre gran papel y la situación de un agricultor era considerada como una de las más honrosas.

Muchas comunidades de la Grecia del siglo V permanecían siendo, en lo fundamental, comunidades agrícolas. En las mismas se sentía hostilidad hacia el comercio y hacia los oficios, por cuanto el desarrollo de éstos perturbaba la igualdad de los miembros de la polis y los antiguos pilares de la moral tribal. Entre las regiones agrícolas de Grecia hay que señalar, en primer lugar, a Beocia, Tesalia y Esparta, y luego a la Argólida.

La existencia de grandes propiedades territoriales puede hacerse constar, probablemente, sólo en Tesalia. Según el testimonio de Demóstenes (quizá, no muy fidedigno), unos cuantos latifundios tesaliotas estaban en condiciones de armar por su cuenta un gran destacamento de hoplitas mercenarios. Había pocos campesinos libres en Tesalia; los productores básicos eran allí los penestai[2], fijados a sus parcelas.

El territorio de Esparta era considerado propiedad del Estado y distribuido entre los ciudadanos que gozaban de plenos derechos, miembros de la comuna de «iguales».

Las parcelas de los espartanos apenas si podían superar, por término medio, las quince hectáreas. De esta manera, y si no se cuenta a los reyes, que poseían tierras también en los distritos de los periecos[3], y a algunas familias de más rancio abolengo, en Esparta predominaba más bien la propiedad rural mediana.
En la Atenas del tiempo de Solón, un pequeño propietario o un thete[4], podía recoger de sus tierras, según parece, no más de 200 medimnos[5], esto es, unos 104 hectolitros de granos, o 79 hectolitros de vino o aceite. Un zeugita[6] poseía aproximadamente tres o cuatro hectáreas de viñas, o de doce a veinte hectáreas de tierra de labranza; las economías mixtas (de cereales y de huertos) apenas si superaban las diez hectáreas.

Las finca más grandes, que daban hasta 500 medimnos, no superaban las 30-50 hectáreas. Posteriormente, al pasar del censo agrícola de Solón al censo monetario, el dueño de una de estas fincas podía convertirse en propietario de un talento, y la cantidad de ciudadanos de esta clase no era, sin embargo, muy grande. Así, pues, en Atenas predominaba, incondicionalmente, en el siglo V a. C., la pequeña propiedad agraria.

A mediados del mismo siglo no era posible contar con un millar de ciudadanos, siquiera, que estuviesen en condiciones de comprar y mantener un caballo para prestar servicios en la caballería. Hay que descontar también el hecho de que sólo la cuarta, o aun la quinta parte del suelo ático, podía ser aprovechada para los cultivos gramíneos, en virtud de lo cual la producción propia de cereales en Atenas no alcanzaba a satisfacer las necesidades de la población, que iba en aumento.

Carecemos de datos acerca de la importancia de cereales a Atenas en el siglo V, pero en el siglo IV entraban en el Pireo anualmente cerca de 800.000 medimnos de cereales importados, al tiempo que la producción general de la propia Ática en el mismo período no superaba los 427.000 medimnos, cantidad esta última que no podía satisfacer las necesidades de más de 70.000 personas.

Las pequeñas y medianas propiedades agrarias
En todas las ciudades-Estado griegas se atribuía gran valor a la agricultura. En las polis en que el poder se hallaba en manos de los oligarcas, la población libre tenía limitados sus derechos, los pequeños agricultores sostenían una lucha encarnizada por la conservación de sus parcelas. El temor a las conmociones sociales obligaba a menudo a los gobernantes a hacer concesiones.

Además, cuando los campesinos se arruinaban disminuía la capacidad beligerante de la polis, por cuanto la masa de la milicia civil en muchísimas comunas griegas se componía de campesinos que se armaban por su propia cuenta. En cambio, en las polis en las que el gobierno era democrático, la conservación de las posesiones rurales pequeñas y medianas era dictada por los intereses de la mayoría de los ciudadanos. Precisamente con esto se explica, en grado considerable, la presencia en algunas polis de un control estatal sobre el sistema de posesión de tierras.

Aristóteles dice a este respecto lo siguiente: «Para formar una clase campesina de la población dentro de un Estado son, indiscutiblemente, necesarias y útiles algunas disposiciones legales elaboradas en los tiempos antiguos en muchos Estados...»

Aristóteles tiene aquí presente la prohibición de adquirir en propiedad terrenos de extensión superior a las parcelas establecidas. En otras oportunidades se permitía adquirir terrenos en propiedad, sólo partiendo desde cierta distancia y en dirección hacia la ciudad y hacia la acrópolis. En algunas polis se conservaba durante un tiempo prolongado la prohibición de vender las parcelas primitivas (cleros).

El mismo objeto perseguía la ley atribuida a Oxilos (legendario rey de la Elida), según la cual era prohibido hipotecar y tomar en hipoteca cierta y determinada parte de la parcela.

Uno de los métodos que se practicaba en Atenas, con el fin de conservar la mediana y pequeña propiedad de la tierra, era la expedición de cleruquías[7]. Durante el período de la primera Liga marítima ateniense pertenecían a Atenas ciertas extensiones en los territorios de las ciudades aliadas, las cuales eran entregadas a los clerucos atenienses. Por una parte, esto permitía la disminución de la población más indigente en el Ática, y los emigrados, asegurados con una buena parcela, formaban en el territorio subyugado una colonia militar; por otra parte, de esta manera se mantenía un control político y militar del Estado ateniense sobre las comunas aliadas. Ciertamente, no siempre desempeñaron ese papel los pequeños agricultores que labraban la tierra por sus propias manos; en períodos posteriores de la colonización, los clerucos podían vivir en Atenas arrendando su parcela a terceros.

Agricultura y horticultura
Tesalia, Beocia, la llanura comprendida entre Corinto y Sición, y una serie de regiones del Peloponeso —Elida, Argólida, Laconia, Mesenia— eran consideradas las regiones más fértiles de Grecia. En las mismas cobró gran desarrollo la agricultura y el cultivo de las gramíneas, en especial el trigo, mijo y cebada.

En las regiones poco fértiles de la Grecia europea, los inconvenientes para el desarrollo de la agricultura estaban constituidos por la pobreza del suelo, la escasez de riego, la tala de bosques y la creciente competencia de los cereales importados que hacía bajar los precios del cereal local.

En estas regiones se observa el desarrollo de cultivos tales como los del olivo y la vid. Desde los tiempos más tempranos, la olivicultura estaba ampliamente desarrollada en toda Grecia, especialmente en el Ática.

El Estado ateniense y algunos ciudadanos particulares poseían grandes cantidades de olivares diseminados por el Ática. Dichos olivares se hallaban bajo el control general del areópago, que enviaba inspectores y celadores para la recolección de determinada parte de las aceitunas destinadas a la elaboración del aceite para la diosa Atenea, considerada protectora de la olivicultura.

Los mismos inspectores tenían la obligación de informar al areópago acerca de las personas que talaban los «sagrados árboles». La regulación de la olivicultura se realizaba por vía legislativa. Se remonta a los tiempos de Solón una ley de acuerdo con la cual la distancia entre dos olivos no podía ser menor de seis pies. Durante el Gobierno de Pisístrato, los atenienses, controlados y estimulados por el Estado, plantaron olivos en el Ática, antes carente de árboles. Esta preocupación por el desarrollo de la olivicultura se explica en grado considerable por el hecho de que dicho cultivo, en general, desempeñaba gran papel en la vida cotidiana de todos los griegos. El aceite de oliva era empleado en la alimentación, encontraba aplicación en la perfumería y con fines de iluminación, y tenía uso en el culto religioso. Finalmente era uno de los artículos de la exportación griega, especialmente del Ática.

Al lado de los olivos se cultivaba, casi en todas partes, la vid. Este cultivo representaba ciertas ventajas para el campesinado mediano y pequeño. El plantar nuevos olivos era, desde el punto de vista económico, poco ventajoso, en vista de que era necesario esperar unos 16 ó 18 años para cosechar los primeros frutos, mientras que la uva no requería tanto esmero y daba fruto mucho antes. En los contratos de arriendo se estipulaba a menudo como una de las condiciones del arriendo, el plantar vides y olivos. Los mejores vinos de uva se producían en las islas de Quíos, Lesbos, Cos, Rodas y Tasos. El vino se exportaba hacia varios países: las
regiones litorales del mar Negro, Egipto, Italia.


La ganadería
En gran número de regiones griegas estaba ampliamente difundida la ganadería. Existían buenos pastizales en Tesalia, Beocia, Etolia, Acarnania, Arcadia, Mesenia y el Quersoneso de Tracia, y en la Grecia jónica, en Magnesia y en Colofón. En los territorios en que abundaban los buenos campos de pastoreo florecía la cría de ganado equino y vacuno.

En las regiones que carecían de amplios pastizales predominaba la cría del ganado menor: asnos y mulos, animales básicos para el trabajo y también cabras, ovejas y cerdos.

Los toros y los bueyes tenían alto precio, y en muchas partes se prohibía sacrificar los bueyes de trabajo; en Atenas, la matanza de estos últimos era considerada un sacrilegio, y los culpables eran juzgados por el areópago.

Los habitantes de los distritos suburbanos se ocupaban de la horticultura y de la apicultura.

La miel de Himeto, por ejemplo, gozaba de gran notoriedad. Con todo, las hortalizas producidas en el Ática no alcanzaban a abastecer a la población ateniense, y en el mercado  ateniense vendían sus hortalizas los campesinos beocios y otros.

Formas de posesión y utilización de la tierra
No sólo en Atenas, sino también en otras polis griegas, el Estado tendía a ejercer cierto control sobre la economía agraria, llegando el Estado a ser un gran terrateniente. En el Ática, cada demos tenía posesión sobre una parte del terreno comunal, labrantío o de praderas, que cedía en arriendo a particulares. Las formas y condiciones del arriendo eran variadas: a plazo corto o largo (40 años) o vitaliciamente. Al cerrar el trato se requería generalmente una caución (equivalente a veces a una anualidad del arriendo), y se estipulaban minuciosamente las condiciones: no talar los árboles frutales, labrar la tierra tomada en arriendo, cuidar de los edificios que hubiera en el terreno, plantar parras u olivos, etc. En el caso de no pagar a tiempo lo que correspondía por el arriendo se aplicaban medidas coercitivas: se declaraba nulo el contrato, o se embargaban todas las frutas maduras, o se llegaba incluso en algunos casos a privar de sus derechos civiles no sólo al arrendatario, sino a toda su familia. Parte de los pastizales del Estado se cedían en arriendo, parte quedaban para uso común de los ciudadanos que abonaban por ello una determinada tasa. En algunos casos, y por ciertos servicios prestados al Estado, el derecho de llevar animales al campo fiscal de pastoreo era otorgado también a los metecos, como un privilegio especial. De esta manera, el Estado no se ocupaba directamente de la explotación de los terrenos de su pertenencia.

Las maneras de explotar la tierra eran varias. En Esparta, Tesalia y Creta, la trabajaba coercitivamente la población dependiente y la que carecía de derechos civiles (ilotas, penestai, claritas); en otras partes, la tierra era labrada por sus propietarios. El trabajo de los esclavos encontraba aplicación en fincas rurales de diversos tipos, pero la pequeña y mediana propiedad prefería el trabajo de los hombres libres, que se reclutaban entre los campesinos arruinados.

A diferencia de Roma, la cantidad de esclavos empleados en la agricultura no era grande. Se calcula que en el Ática no había más de 16.000 esclavos ocupados en las labores agrarias. Ni siquiera en las fincas cuya producción iba sólo al mercado era notable la cantidad de esclavos.

Como muestra de una hacienda agraria que trabajaba exclusivamente para el mercado, puede servir la del propio Pericles. Según el testimonio de Plutarco, Pericles vendía íntegramente la cosecha anual, y luego adquiría en el mercado los productos que necesitaba. Es claro que la finca de Pericles, con un esclavo administrador, constituía un ejemplo de economía rural adelantada en el siglo V a. C. Al lado de fincas como ésta había también algunas de pequeños labriegos que consumían en forma directa parte considerable de sus productos. Atenas, en el siglo V, era una polis donde predominaba la pequeña propiedad y el campesinado libre, junto a lo cual había también campos de mayores dimensiones, propiedad de familias aristocráticas, donde se aplicaba en escala más amplia tanto el trabajo libre como el de esclavos.

Desde el comienzo de la guerra del Peloponeso, el cuadro sufrió un brusco cambio. La destrucción sistemática de campos, huertas y plantaciones del campesinado ático por las huestes espartanas, la guerra prolongada que privó a la economía agraria de una parte considerable de sus brazos tuvo gran trascendencia. Al regresar después de la guerra a su aldea, el campesino ateniense encontraba destruida su casa, la tierra en un estado de completo abandono, los olivares y viñedos arrasados. Desde entonces se hizo notable el desarrollo del proceso de concentración de tierras en manos de los poseedores de gran cantidad de esclavos.


2. Los centros económicos de Grecia en el siglo V a. C.
Desde el comienzo del siglo V, la situación de los lugares económicamente más desarrollados de la sociedad griega, anteriormente localizados en Asia Menor y en las islas del archipiélago, pasó a manos de la Grecia europea. Al mismo tiempo adquirieron gran significación económica ciudades de Sicilia y de la Grecia Magna. Entre las polis de la Grecia central se destacaron particularmente, al comienzo del siglo V, Atenas, Corinto y Egina. El ascenso de Corinto fue parcialmente determinado por su ubicación geográfica, excepcionalmente favorable, junto a los golfos Sarónico y Corintio, lo cual transformó a la ciudad en centro intermediario del comercio entre los países orientales y occidentales del mar Mediterráneo. La expansión comercial de Corinto se había extendido hacia el Sur, a Argos; hacia el Norte, a Acarnania, Etolia y Epiro; hacia el Noroeste, a Epidamne, y a través de Corcira, a Sicilia, y finalmente hacia el Noroeste, a la Calcídica.

Uno de los rivales más peligrosos de Corinto a lo largo de mucho tiempo fue la isla de Egina, pero en el año 457 la misma sufrió una derrota en la guerra contra Atenas, por la cual fue obligada a entregar su flota a los atenienses, demoler las murallas y entrar en la Liga marítima ateniense. Después de eso, Egina entró en decadencia y no pudo recuperar jamás su posición anterior.

Atenas obtiene un valor excepcional en la vida de toda Grecia durante las guerras médicas.

Antes de ellas, Atenas había sido preferentemente un Estado agrícola, aun cuando ya en el siglo VI el comercio tenía gran peso específico en su economía. Las guerras con los persas constituyeron un punto de inflexión en el desarrollo del poderío económico y político ateniense.

Son características de las polis griegas en el siglo V el aumento demográfico y el desarrollo de la esclavitud, del comercio y de los oficios manuales. Los ensayos para determinar la población de Atenas en cifras aunque fuera por aproximación, no han dado hasta ahora resultados satisfactorios. Generalmente se toma como punto de partida las indicaciones de Herodoto acerca de la cantidad de ciudadanos atenienses durante las guerras contra Persia y de los testimonios de Tucídides referentes a las fuerzas armadas de Atenas en el año 431.

Basándose en estas fuentes, así como en otros datos indirectos, Beloch, por ejemplo, determinó hipotéticamente la cantidad de ciudadanos de Atenas hacia el año 431, como de 110.000 a 140.000, y cerca de 70.000 los esclavos. Pero estos cálculos de Beloch siguen siendo muy discutidos.

A. Francotte calcula la cantidad de ciudadanos, junto con sus familiares, para esa misma época, en 96.620 personas, el número de metecos en 45.800 y el de esclavos en 75.000 a 150.000.

Según los cálculos de G. Glotz, los ciudadanos, junto con sus familias, sumaban entre 135.000 y 140.000, los metecos 65.000 a 70.000, y los esclavos 200.000 a 210.000.

D. Hemm da cifras más reducidas: ciudadanos con sus familias, 60.000; metecos, 25.000, y esclavos, 70.000. Las cifras aducidas, aun cuando en esencia no dejan de ser hipotéticas, y considerablemente divergentes entre sí, dan, a pesar de todo, cierta idea de la relación aproximada entre las diversas categorías de la población ateniense: metecos había alrededor de dos veces menos que ciudadanos, y la cantidad de esclavos correspondía aproximadamente a la de ciudadanos y metecos juntos.

Si el cálculo de la población de una sola ciudad es tan dificultosa, el problema de establecer la cantidad total de la población de Grecia resulta mucho más complicado aún. Una hipótesis sostiene que en la época clásica en Grecia había de siete a ocho millones de griegos, de los que la mitad poblaba la metrópoli y la otra mitad las colonias. En regiones tan pobladas como Corinto, Corcira, Quíos y Samos, la densidad podía alcanzar a 80 personas por kilómetro cuadrado. Sin embargo, la población de la totalidad del Peloponeso (superficie: 22.300 km2) apenas si superaba el millón de personas, de manera que era dos veces menos densa que la población de las regiones-artesanales.

Una densidad menor aún era la de la parte noroeste de Grecia, desde la Lócrida hasta la Macedonia superior, donde la población moraba en pequeñas aldeas no fortificadas, separadas entre sí por bosques. Las ciudades más grandes por el número de sus habitantes eran en la Grecia del siglo V, sin duda, Atenas en Grecia propiamente dicha, y Gela, Siracusa y Acragante (Agrigento). Es factible admitir que cada una de estas ciudades contaba con no menos de 100.000 habitantes; al parecer, la población de Corinto se acercaba a los 60.000, y las de Esparta, Argos, Tebas y Megara oscilaban entre los 25.000 y los 35.000 habitantes.

Con el desarrollo de la esclavitud y con la emigración hacia las ciudades de gran cantidad de metecos, los ciudadanos comenzaron a abandonar gradualmente la artesanía y el comercio al por  menor. Ciertamente, en centros comerciales-industriales tan grandes como Atenas y Corinto, los ciudadanos, sin perder sus derechos civiles, se ocupaban también en oficios manuales. Sin embargo, los artesanos, en su aplastante mayoría, pertenecían a la masa de los ciudadanos más
indigentes, que carecían de propiedad territorial.

Un artesano enriquecido, sin dejar de trabajar él mismo, adquiría esclavos e inclusive abría un negocio para la venta de sus productos. Cuando, gracias a ello, su bienestar aumentaba más aún, se desprendía de su oficio dejándolo en manos de sus esclavos, bajo el mando y control directo de un esclavo-administrador. La competencia desarrollada por los talleres en que se utilizaba el trabajo de esclavos, tornaba frecuentemente muy grave la situación del pequeño artesano libre.

Las inscripciones atenienses del siglo IV que se refieren a las construcciones hechas en Eleusis dan testimonio de la gran demanda de artesanos foráneos. La necesidad de brazos era a menudo tan grande, que se enviaban personas con la misión específica de buscarlos en las ciudades vecinas. Este predominio, aun cuando sólo numérico, de artesanos forasteros y de obreros, tanto en el siglo V como en el IV, no era casual. En su inscripción ateniense (años 410-409) figura un informe sobre los salarios pagados al construirse el Erecteón, en cada 71 artesanos hay 35 metecos, 20 ciudadanos y 16 esclavos. Unos ochenta años más tarde, como lo atestiguan unos informes análogos de Eleusis, el peso específico de los metecos se hizo aún más grande: de cada 94 artesanos, 45 eran metecos (y éstos, junto con los forasteros, 54); el porcentaje de los ciudadanos oscilaba entre el 28 y el 21 por 100, y el de los esclavos, entre el 23 y el 21.

Los Estados cuyo comercio y oficios estaban desarrollados procuraban incrementar la cantidad de metecos, puesto que del número de los mismos dependía, en grado considerable, el desarrollo del artesanado en la ciudad. La atracción e incorporación de los extranjeros en Atenas había comenzado ya en el siglo VI, en tiempos de Solón; continuó durante el Gobierno de Pisístrato y Clístenes, y en el siglo V, Temístocles se atuvo a la misma política. Es curioso hacer notar que la gran masa de metecos que anteriormente llenaba otros centros comerciales industriales Mileto, Calcis, Corinto, Egina se habían, por decirlo así, precipitado hacia Atenas. En parte eran oriundos de otras ciudades griegas y en parte provenían de las colonias.

Había dos motivos que los obligaba a abandonar sus ciudades nativas: las revueltas políticas, tan frecuentes en la historia de toda ciudad griega, y el desarrollo general del comercio exterior que provocaba la gravitación masiva de los grandes centros industriales sobre todas las capas dedicadas al comercio ya la artesanía.

La situación de los metecos en Estados tales como Atenas puede ser caracterizada brevemente de la siguiente manera. Todo extranjero que viviera en Atenas un mes podía ser anotado en la categoría de los metecos, pero para ello tenía que encontrar a un próstata (protector) que lo presentara y lo defendiera ante el Estado. De tenerlo, el meteco era anotado en la lista de uno de los demos áticos, de acuerdo con su domicilio. Como ya señalaremos, no se le otorgaban derechos civiles.

También estaba privado del derecho a adquirir propiedades territoriales y, según la ley de Pericles (año 451), le estaba prohibido contraer nupcias con una ciudadana ateniense. En todo lo demás, el meteco en nada se diferenciaba de los ciudadanos atenienses, conservaba la libertad personal, se hallaba bajo la protección de las leyes y podía tomar parte en los cultos religiosos.

Se les había otorgado a los metecos el derecho a escoger el lugar de residencia; por lo general, se asentaban en las ciudades o en los demos suburbanos, especialmente en el Pireo. Por servicios prestados al Estado se les podía conceder algunos privilegios como la exención parcial de ciertos impuestos o, lo que raras veces sucedía, el derecho a adquirir alguna tierra en propiedad. En este último caso, ello coincidía comúnmente con la llamada isotelia, esto es, con la igualación del meteco, en cuanto a derechos de propiedad, con los ciudadanos; la isotelia podía ser hereditaria. Solamente en casos excepcionales los metecos obtenían la totalidad de los derechos civiles, pasando así a la categoría de ciudadanos.

Todo meteco estaba obligado a pagar un impuesto al Estado (metoikón) de 12 dracmas; las mujeres solteras y las viudas que no tenían hijos adultos pagaban sólo seis dracmas. Los metecos acaudalados cumplían con las obligaciones sociales (liturgias). Todos los metecos debían prestar el servicio militar, lo que, en función de su estado físico, cumplían en las filas de los hoplitas o de los peltastas, pero especialmente en la flota.

Las ocupaciones usuales de los metecos eran el comercio y la artesanía. En las inscripciones funerarias atenienses son mencionados metecos molineros, bañeros, pintores de brocha gorda, tintoreros, pintores de jarrones, doradores, peluqueros, arrieros de mulas, cocineros, panaderos, etc. En el oficio textil, al lado del meteco trabajaba también su mujer. De la curtiduría se ocupaban generalmente los esclavos liberados y anotados en la categoría de los metecos estaba ocupada en la producción cerámica y en la metalurgia; por las inscripciones se conocen nombres de metecos fundidores, herreros, cerrajeros, armeros, curtidores, etc. Resulta así que no había casi ningún oficio en que los metecos no desempeñaran un papel más o menos considerable. No podían tener, como ya hemos dicho, propiedades inmuebles.

3. La esclavitud en la polis griega
Cantidad de esclavos en Grecia
El desarrollo en Grecia de las fuerzas productivas con sus correspondientes relaciones sociales de producción determinaron el crecimiento de la esclavitud. El número de esclavos creció en las ciudades griegas con mayor rapidez que el de los metecos. Tanto los ciudadanos como los metecos utilizaron las ramas del artesanado. En el siglo V, los esclavos eran utilizados en la agricultura muy escasamente, pero en el IV su trabajo adquirió también allí valor decisivo.

Las fuentes no dan nociones estadísticas precisas acerca de la cantidad de esclavos existentes en los centros adelantados de Grecia. Las cifras que dan Ctesias, autor de los siglo III-II a. C. (400.000 esclavos para el Ática), Aristóteles (470.000 para Eginia), Timeo (640.000 para Corinto) son absolutamente exageradas. Como ya señaláramos, ha de suponerse que el número de esclavos en Atenas en el período de su mayor florecimiento oscilaba entre los 75.000 y los 150.000. Pese a emplearse también el trabajo libre, en la producción artesanal predominaba el trabajo de los esclavos.

Categorías y nombres de los esclavos en varios lugares en la antigua Grecia:
·        Andrapoda "," hombre de pies "a diferencia de Tetrapoda" cuatro patas "(animales) (prisioneros de guerra)
·        Doulos (poseído por su maestro "Kyrios").
·        Gymnetes (Argos)
·        Ilotas (Sparta) "pertenece" al Estado formado después de Esparta conquistó Laconia y Mesenia, Tras las revueltas de Esparta se convirtió en un estado de guerreros (hoplitas), que obtuvo algo de tierra (kleros) y Helotes fueron responsables de cultivar la tierra y producir las mercancías.
·        Hypomeiones (Sparta) los que no tenía suficiente para pagar el sisitia (phitidia), por lo que hizo más no pertenecen a la clase de omoioi (iguales). Las comidas comunes de Creta son sin duda una mejor gestión de los lacedemonios, porque en Lacedemonia cada uno paga un tanto por cabeza, o, si no, la ley, como ya he explicado, le prohíbe el ejercicio de los derechos de la ciudadanía. Por supuesto, incluso entre los iguales, no todos eran iguales algunos tenían más privilegios.
·        Korynephoroi (Sición)
·        Klarotae y Mnoitae (Creta) Las instituciones de Creta se asemejan a los lacedemonios. Los ilotas son los labradores de la una, la Perioeci de la otra, y ambas cretenses y lacedemonios las comidas comunes, que fueron llamados antiguamente por los lacedemonios no 'phiditia' pero 'Andria', y los cretenses tienen la misma palabra, el uso de lo que demuestra que las comidas comunes vino originalmente de Creta. Además, las dos constituciones son similares, para el cargo de los éforos es la misma que la de la Cosmi Creta, la única diferencia es que mientras que los éforos son cinco, el Cosmi son en número de diez. Aristotle Politics II
·        Penestae (Tesalia) (considerará que pertenecen a los pelasgos de edad / eolios que vivía en Tesalia), similar a los ilotas que trabajaban para los aristócratas de Tesalia.


Fuentes de esclavos
Generalmente, los esclavos eran traídos a Grecia desde lejos; el desarrollo de la esclavitud a partir de los siglos VII-VI a.C. en todas las polis comerciales-industriales se debió fundamentalmente a la coerción extraecónomica de los no-griegos, «bárbaros», a los que el propio Aristóteles consideraba como esclavos natos. Así y todo, la esclavización de griegos por griegos no constituía ningún fenómeno raro.

Así, en tiempos de Polícrates, tirano de Samos, los habitantes de la isla de Lesbos, hechos prisioneros de guerra, aherrojados con fuertes cadenas, fueron enviados, como esclavos, a trabajar en la fortificación de la ciudad de Samos. Durante la guerra del Peloponeso, los atenienses que cayeron prisioneros de los siracusanos tras el desastre de la expedición a Sicilia fueron enviados como esclavos a las canteras.

La transformación en esclavos de la población de una ciudad conquistada era, sin embargo, una excepción, y no eran los varones los que con mayor frecuencia sufrían esto, sino las mujeres y los niños; pero, por lo general, los prisioneros eran canjeados o rescatados por sus conciudadanos o por el Estado.

La esclavitud por deudas impagadas fue abolida en Atenas por Solón, pero se conservó en algún que otro lugar de Grecia. Los metecos y los libertos volvían al estado de esclavitud en el caso de no cumplir sus obligaciones con el Estado. Las personas que se adjudicaron ilegalmente los derechos de ciudadanía y los extranjeros que contra las disposiciones de la ley contraían nupcias con ciudadanos atenienses, también eran castigados con la esclavitud. Sin embargo, la masa fundamental de los esclavos estaba compuesta por los no griegos. La mayor parte provenía de Iliria, Tracia, Lidia, Frigia, Siria y Paflagonia; muchos eran traídos a Atenas también de los mercados del litoral del mar Negro.

Las más importante fuentes de provisión de esclavos eran las guerras. Después de la batalla del Eurimedonte[8], Cimón trajo al mercado de esclavos más de veinte mil.

La isla de Quíos[9] era considerada como el más grande de estos mercados.

También gozaban de notoriedad los mercados de Efeso, Samos, Delos, Chipre y, posteriormente, Tesalia, Bizancio y el litoral septentrional del mar Negro, pero el centro principal del comercio esclavista en el siglo V era Atenas, donde casi mensualmente se organizaban subastas de esclavos; los que en ellas quedaban sin haber sido vendidos eran trasladados a otros lugares. En el mercado se exponía a los esclavos sobre un tablado y su vendedor, quizá también un esclavo, o un liberto, elogiaba ante los compradores las cualidades físicas de su mercancía. Los precios oscilaban en función de la oferta y la demanda y de la mayor o menor cualificación del esclavo. En el año 418, un esclavo varón valía, término medio 167 dracmas; una mujer, en 135 a 220 dracmas. Los esclavos que trabajaban en las minas valían, en el siglo IV, de 154 a 184 dracmas. Los esclavos artesanos tenían precios más elevados. Se conoce un caso de venta de veinte esclavos tallistas en marfil por 40 minas.
Los hijos de esclavos, al igual que los de una persona libre y una esclava, pertenecían a aquel propietario en cuya casa habían nacido. Por otra parte, el padre libre podía declarar libre a su hijo, si bien esta criatura, aun así, no obtenía los plenos derechos de ciudadanía. Solamente en circunstancias muy especiales (por ejemplo, en los casos de gran disminución del número de ciudadanos), los hijos de los matrimonios entre personas libres y esclavas se tornaban ciudadanos con plenos derechos. En general, los esclavos natos eran relativamente pocos; según las inscripciones de Delfos, de los 841 esclavos libertos, sólo 217 lo eran de nacimiento.
Así, pues, todo lo que no es conocido acerca de las fuentes de la esclavitud en Grecia habla del imperio de la directa coerción extraeconómica. Marx ha caracterizado el sistema de la antigua esclavitud de la siguiente manera: «... el sistema de esclavitud, por cuanto el mismo representa la forma dominante del trabajo productor en la agricultura, manufactura, navegación, etcétera, tal como lo era en los Estados desarrollados de Grecia y Roma, conserva elementos de la economía natural. El mismo mercado de esclavos recibe constantemente la contemplación de su mercancía —fuerza de trabajo— mediante la guerra, la piratería, etc., y esta piratería, a su vez, ocurre sin el proceso de transformación, representando la apropiación del trabajo ajeno mediante la directa coerción física».

Situación de los esclavos en Grecia
Desde el punto de vista jurídico, el esclavo no era considerado un ser humano. No tenía familia; las relaciones familiares entre esclavos y esclavas no eran consideradas como matrimonios; los hijos de una esclava eran una cría perteneciente al amo de la madre. Los esclavos estaban completamente en poder de sus amos. El propietario podía obligar al esclavo a ocuparse de este o aquel oficio, podía venderlo o matarlo. Sólo posteriormente, el derecho del esclavista a matar a su esclavo quedó limitado por la ley.

En el Ática, por ejemplo, estaba prohibido matar a un esclavo. Pero el areópago que, por lo general, como ya hemos señalado, juzgaba los delitos de índole criminal, no entendía en las causas de muerte violenta de los esclavos, y el que la cometía era condenado sólo a una expulsión temporal: podía regresar haciendo el holocausto expiador y pagando al perjudicado propietario del esclavo muerto «el precio de la sangre».

Cuando la arbitrariedad del amo se tornaba inaguantable, el esclavo podía recurrir al
«derecho de asilo». Para su ejercicio eran considerados, por ejemplo, en Atenas, el llamado Teséion (el templo de Hefaistos, estaba en el Ágora ateniense) y el santuario de las Euménidas. Ese asilo era considerado inviolable y, según una ley ática, el esclavo que recurría a la protección de una deidad ya no regresaba al amo anterior, sino que era revendido a otras manos.

El esclavo no podía ocuparse de ningún negocio propio, ni atender independientemente causa alguna, y en los casos en que un juzgado necesitaba su testimonio, éste era dado bajo torturas, puesto que el esclavo, en opinión de los griegos, no podía prestar juramento a la par que un hombre libre, y prestar fe a los testimonios de un esclavo se consideraba imposible. La multa a que se condenaba a un esclavo era reemplazada por la flagelación, y cada golpe equivalía a un dracma. Si el esclavo actuaba con el conocimiento de su amo recibía cincuenta azotes, y si obraba sin el conocimiento de aquél, el castigo era de cien azotes. Un esclavo complicado en un homicidio sufría la pena de muerte.

Los castigos corporales y las torturas a que eran sometidos los esclavos eran un fenómeno habitual. A solicitud del dueño, el esclavo era herrado con grillos y encerrado en un calabozo bajo y estrecho, dentro del cual no podía enderezarse, ni acostarse, ni sentarse. Se los extendía sobre bloques de madera de diferentes formas, se los privaba de alimentos, se los enviaba a efectuar trabajos pesados (a un molino, o a las minas). A los esclavos fugitivos se les ponía en la frente marcas con hierro candente.

En Atenas, los esclavos se hallaban en situación relativamente mejor que en otros Estados griegos. Los temores a que los esclavos, sometidos a condiciones insoportables, pudieran sublevarse fácilmente determinaron la intromisión del Estado en las relaciones entre los esclavos y sus propietarios, acarreando la prohibición de represiones arbitrarias respecto a aquéllos. Tal situación de los esclavos atenienses indignaba a los adversarios de la democracia. «En cuanto a los esclavos y metecos, en Atenas hay una grandísima licencia, y allí ni te es lícito golpear a nadie ni te cederá el paso ningún siervo», se queja el Pseudo-Jenofonte en la República de los atenienses, expresando con ello la   expresión de los esclavistas atenienses más reaccionarios y recalcitrantes.

Es factible suponer que en sus relaciones con los esclavos domésticos los atenienses manifestaran mayor humanismo que los habitantes de otras ciudades. Por ejemplo, en las comedias de Aristófanes se puede hallar a menudo entre los personajes a un esclavo que está enseñando y aleccionando a su dueño.

No debe olvidarse, sin embargo, que la mayor parte de nuestros conocimientos se refieren a los esclavos del Estado, cuya situación era considerablemente mejor que la de los esclavos de otras categorías.

Aplicación de trabajo de los esclavos en las diversas ramas de la economía
En la situación de los esclavos pueden notarse grandes diferencias. Conocemos esclavos que trabajan de sirvientes domésticos, maestros, médicos, mercaderes (inclusive gran des); y, por otra parte, sabemos de esclavos de las minas, del transporte, donde se apreciaba no la calificación, sino la resistencia y la fuerza física. Los propietarios de esclavos consideraban a veces ventajoso estimular a algunos de sus esclavos, colocándolos en situación privilegiada con respecto a los restantes. Algunos de esos esclavos llegaban a tener un bienestar mayor o menor, poseer bienes muebles e incluso inmuebles, y tener familia (desde luego, con el permiso del
dueño y bajo su protección). Con tales esclavos se llenaban, en esencia, las filas de los libertos.

Empero, al lado de éstos, existían miles, y decenas de miles, especialmente en las minas, que se hallaban sometidos a intolerables condiciones de trabajo. A éstos se aplicaba, en grado mayúsculo, el consejo de Jenofonte: «Hacerlos entrar en razón mediante el hambre»; los esclavos recibían alimentos sólo en cantidad que les impedía morirse de hambre. La pesadez de su trabajo se duplicaba aún por el hecho de que, para impedir que se escaparan, les ponían grillos.

Una gran cantidad de esclavos era utilizada para el servicio doméstico. En las familias pudientes, a la cabeza de esta servidumbre, se hallaba un esclavo-inspector, que a veces gozaba de ilimitada confianza por parte del amo. Los ricos propietarios de esclavos varones y mujeres salían a la calle, como regla general, acompañados de esclavos o esclavas; a menudo los esclavos acompañaban a su dueño en viajes y campañas militares. El esclavo, puesto como yayo al cuidado de un niño, acompañaba a su pupilo también al gimnasio y a la escuela, llevando sus enseres. Así y todo, la cantidad de esclavos domésticos en Atenas jamás alcanzó cifras tan grandes como posteriormente en Roma. La cantidad de 50 esclavos domésticos ya se consideraba sumamente grande. Entre éstos hay que anotar por separado a las mujeres esclavas, ocupadas en hilar y tejer, bajo la supervisión de la dueña y de sus hijas. La mayor parte de sus trabajos tendía a satisfacer las necesidades de los miembros de la familia; los excedentes eran vendidos en el mercado. Además de los esclavos que se utilizaban para el servicio directo del propietario y de su familia, podía haber en la casa, y a menudo los había, esclavos que conocían un oficio y que, en tales casos, aportaban al dueño ingresos pecuniarios. De entre las esclavas se reclutaban flautistas, citaristas, bailarinas y prostitutas.

Además de los esclavos que habitaban en la misma casa en que moraban los amos, que trabajaban para el mercado, o que se cedían en arriendo por plazos cortos, por ejemplo, para los trabajos en el campo o en algunos talleres, existía en Grecia una categoría de esclavos artesanos y mercaderes que vivían separados del amo, a quien estaban obligados a pagar una suma determinada; ostentaban una denominación especial: la de «esclavos que viven separados». Su situación era considerada privilegiada. Inclusive podían tener sus familias.

Así como había esclavos propiedad de particulares, los había también del Estado. Como ya dijéramos, tal esclavo se hallaba en mejores condiciones y gozaba de una mayor independencia que los que eran propiedad particular. Podía tener domicilio, familia y propiedades. La policía de Atenas era generalmente reclutada entre los esclavos escitas. Al comienzo, los mismos vivían en carpas en el ágora ateniense, y posteriormente en los terrenos del areópago. Estos esclavos habían conservado su indumentaria escita (razón por la cual así se los llamaba: «escitas»), y estaban armados de dagas cortas y de fustas. El destacamento de escitas se compuso primero de 300 hombres, número que luego ascendió hasta 1.200. Había también en Atenas esclavos del Estado que eran artesanos u obreros, ocupados en los trabajos públicos, tales como la erección de templos, astilleros, etc. Con frecuencia los esclavos eran utilizados en la flota como remeros y marineros; a veces, en casos extremos, se los reclutaba para las filas del ejército, casos en que, en recompensa de su valentía, se les otorgaba la libertad.

En situación especial se encontraban los esclavos que desempeñaban funciones de heraldos, escribas, secretarios, contadores. Tales esclavos, por regla general, eran adscriptos en propiedad a determinadas magistraturas. Estas categorías se dividían a su vez en dos grupos: servidores inferiores, que recibían del Estado sólo los alimentos, y servidores superiores, ocupados en el desempeño de funciones de mayor o menor responsabilidad. Una de tales funciones llenadas por esclavos del Estado era la de secretario del archivo público; ese esclavo no sólo cuidaba de las leyes del Estado, sino que también las conocía, y en los casos en que era necesario estaba en condiciones de suministrar los informes que se le exigían.

Las obligaciones de carceleros también eran cumplidas en Atenas por los esclavos. A la orden del colegio de las Once, en cuya jurisdicción se hallaban las prisiones, esos esclavos ejecutaban las torturas sobre los recluidos, y uno de ellos llevaba a cabo las penas de muerte.

Cuando alguien infería una ofensa a un esclavo del Estado, éste apelaba al ciudadano libre bajo cuya protección estaba, quien ocupaba su lugar ante el tribunal, pues los esclavos del Estado gozaban de una protección especial establecida por la ley. Cuando el acusado era él, el esclavo del Estado se presentaba personalmente ante los jueces, y el veredicto era ejecutado por el Estado.

La liberación de los esclavos
La manumisión de los esclavos constituía un fenómeno raro. Se realizaba mediante el pago de un rescate por el propio esclavo, de acuerdo con el testamento del amo, o en virtud de un acta especial que determinaba la liberación por su dueño. A veces, en los momentos que ofrecían peligro para la existencia de la polis, por ejemplo, en los casos de excepcional tensión bélica, el Estado mismo otorgaba la libertad a los esclavos, con el fin de alistarlos en calidad de guerreros. En tales oportunidades, los esclavos manumitidos eran incorporados a las filas de los metecos, pero pagando un impuesto especial de tres óbolos. Con respecto a su anterior amo, el esclavo, aun ya manumitido, conservaba una serie de obligaciones de orden material, a veces sólo vitalicias —cesaban con el fallecimiento del amo y otras hereditarias se transmitían para con los descendientes del amo.

4. La producción artesanal
La explotación del trabajo de los esclavos en las actividades artesanales se cumplían a lo largo de tres líneas fundamentales: la explotación directa del esclavo, la entrega del esclavo «en arriendo» a plazos más o menos prolongados y la autorización de trabajar independientemente a cambio de un tributo determinable en cada caso, a pagar por el esclavo a su amo.

El pequeño taller esclavista como forma realizadora de la producción artesanal
La forma predominante de la producción artesanal en Grecia era el pequeño taller.

Tales talleres (ergasterios) existían en todas las ramas de la producción artesanal.
A la cabeza del taller o de los talleres estaba el propietario de los esclavos, quien tomaba parte por sí mismo en los trabajos, o bien vigilaba e inspeccionaba el de los esclavos; a veces los talleres quedaban bajo la dirección de esclavos-inspectores.

Generalmente, los talleres reunían de entre tres o cuatro a diez o doce esclavos.

Talleres con cantidades mayores de esclavos (como, por ejemplo, la armería del padre del orador Demóstenes, con sus 32 ó 33 esclavos, y talleres con cien o más esclavos) eran sumamente raros, y los que conocemos datan especialmente del siglo IV. El trabajo en esos talleres era realizado con instrumentos sumamente sencillos. El proceso de la producción en los mismos no se caracterizaba por una unidad interna basada en la división técnica del trabajo. Los esclavos trabajaban en esos talleres independientemente unos de otros, y cada uno de ellos realizaba todas las fases productoras necesarias para la elaboración del tal o cual objeto. Desde luego, a pesar de todo existían en los talleres algunos rudimentos de la división del trabajo, especialmente en las grandes ciudades; pero, por regla general, ello constituía una excepción o una casualidad; no había rama de la producción artesanal en que se presentara ninguna especialización estable y determinada de los esclavos.

En la mayoría de los casos que nos son conocidos (los que se refieren principalmente ya no al siglo V, sino al IV), los talleres y los esclavos artesanos ocupados en los mismos, constituían tan sólo una parte de los bienes totales del esclavista. Las inversiones para la organización de tales talleres y para la compra de materia prima, los gastos para la compra o arriendo de esclavos y para la adquisición de los primitivos instrumentos, no agotaban toda la fortuna del rico esclavista. Los beneficios obtenidos en el comercio o en la industria, por lo general no eran invertidos en ampliar la producción, sino en toda clase de operaciones crediticias: se transformaban en capital usurario o se invertían en la compra de tierras.

De esta manera, el propietario de un taller era con frecuencia, al mismo tiempo, mercader y usurero, y a veces también terrateniente.

Lo expuesto da testimonio de la escala, aun relativamente moderada, del desarrollo de la producción artesanal en la Grecia del siglo V a. C. y de su carácter estancado.

Organización del trabajo en los ergasterios
Las representaciones gráficas de los talleres que acabamos de describir, que se ven con frecuencia en las pinturas de las ánforas, permiten aclarar también el equipamiento técnico de algunos ergasterios. En todas esas imágenes, los talleres griegos surgen ante nosotros con sus instalaciones técnicas, muy primitivas aún, y con el bajo nivel de la productividad del trabajo.

La ausencia, casi total, de cualquier recurso mecánico destinado a hacer más fácil o más rápido el proceso de producción, constituye uno de los rasgos característicos de la artesanía griega. El empleo mismo del trabajo de esclavos representaba un freno para el desarrollo de la técnica. La absoluta falta de interés económico del esclavo por su trabajo, por una parte, y el bajo precio de la fuerza de trabajo junto a la persecución de la mayor ganancia, por otra, contribuían a que una serie de instrumentos y herramientas, conocidos inclusive en la antigüedad más remota, se aplicara tan sólo en casos rarísimos. El deseo de conseguir la mayor ganancia hacía que los propietarios de esclavos, que explotaban el trabajo de los mismos en las minas y en las canteras, se negaran a mejorar las instalaciones, a aplicar las más primitivas poleas para el levantamiento de las cargas, etc. El ergasterio griego nada tiene de común con una fábrica. Sólo hace recordar lejanamente a la manufactura, porque no encontramos en la antigüedad nada de aquello que es característico de la misma: «Al obrero colectivo compuesto de muchos obreros parciales.»

Algunas veces, los propietarios de esclavos los cedían en arriendo. El trabajo de tales esclavos era ampliamente aplicado en la minería, y en menor medida en otras producciones. En algunos casos, el amo ofrecía al esclavo la posibilidad de tener una economía independiente, con la obligación de pagar a su dueño una determinada suma. A veces, uno de estos esclavos alquilaba su trabajo a otro propietario. Con frecuencia, entre los propietarios de talleres había metecos.

Papel del trabajo libre en la producción artesanal
El predominio del trabajo de los esclavos, no significaba en Grecia un total desalojo del de los productores libres. La originalidad de la producción artesanal griega residía en que, no obstante el gran interés que tenían algunos Estados, especialmente aquellos en los que escaseaba la tierra laborable, en el desarrollo de los oficios, los artesanos gozaban ante la sociedad de un respeto mucho menor que los agricultores, sobre todo en las ciudades en que dominaba la oligarquía. Sería erróneo pensar que los ciudadanos de las polis griegas, en particular los atenienses, no se ocupaban en general de los oficios manuales. Si bien, de acuerdo con las ideas de los antiguos pensadores que pintaban el cuadro del Estado esclavista ideal, un ciudadano que gozaba de plenos derechos civiles no tenía que ocuparse en oficios; en cambio, en la práctica, los atenienses carentes de tierra habían empezado a ocuparse de la artesanía aun desde la época de Solón.

El gobierno democrático de Atenas del siglo V a. C. estimulaba la ocupación de los ciudadanos en la artesanía. Tal política era provocada tanto por la falta o escasez de obreros cualificados como por la necesidad de proporcionar medios de vida a la población no ocupada en la agricultura. Y algunas profesiones que requieren cualificación especial y dones naturales, como, por ejemplo, las de escultor o de arquitecto, y otras, hasta gozaban de mucho respeto, y ocuparse en ellas no menoscababa en nada la dignidad de ciudadano con pleno goce de los derechos. En el mundo antiguo predominaban ciertas ideas según las cuales había oficios que deshonraban en mayor o menor grado a un hombre libre, y los ciudadanos no se ocupaban en absoluto de ellos.

Se puede advertir, que, en algunas ramas, el hijo, por tradición, heredaba la profesión del padre. Mas no existía en Grecia el círculo gremial cerrado. Los artesanos libres, por lo común, trabajaban individualmente, sin unificarse en corporaciones; a menudo eran ayudados por sus familiares: la esposa y los hijos varones. Y ni bien se presentaba una posibilidad, adquirían esclavos para cumplir esa ayuda. Por el contrario, un artesano empobrecido se veía forzado a vender su fuerza de trabajo, con lo que él mismo se transformaba en obrero asalariado.

Encontramos así obreros libres, asalariados, tanto en los talleres como en las obras de construcción.

Atenas, centro de la producción artesanal griega
A partir del siglo VI, Atenas comienza a desempeñar un papel siempre creciente dentro del sistema de las relaciones económicas de las polis griegas. El triunfo en las guerras médicas y la organización de la Liga marítima ateniense van creando una firme base para el florecimiento, tanto político como económico, de este Estado. Atenas se hace más poderosa como importadora de cereales y también como mercado de esclavos, pues cereales y esclavos representaban las mercancías principales y las más imprescindibles para toda polis. Las obras de construcción emprendidas por Pericles en amplia escala, la producción de armas que requería permanentemente gran cantidad de brazos, los diversos oficios que estaban  desarrollándose ampliamente en Atenas, provocaron una constante afluencia en masa de artesanos forasteros, de mercaderes y de esclavos. En comparación con tal afluencia de extranjeros y esclavos, el peso específico de los ciudadanos atenienses en la producción artesanal y la actividad comercial, fue disminuyendo gradualmente.

Hacia finales del siglo V la paga habitual de todos los operarios, desde el arquitecto hasta el artesano, que tomaban parte en la erección del Erecteón, era de un dracma diario. La valoración uniforme de todas las categorías del trabajo de los operarios representa la consecuencia de la débil diferenciación del propio proceso productivo. La demanda de brazos, habiendo gran cantidad de esclavos y de artesanos libres sin ocupación, se satisfacía con facilidad. Anotemos, de paso, que la demanda y la oferta, dentro de los marcos de la sociedad esclavista, jamás llegaban a niveles excepcionalmente elevados. El punto de referencia para establecer la citada tasación era el costo de lo necesario para la manutención de una persona adulta.

Ya hemos dicho que los ciudadanos participaban en la actividad artesanal en grado
considerablemente menor que los metecos. Y a éstos les convenía trabajar en tal o cual ciudad sólo en los períodos de su florecimiento económico; ni bien la ciudad en que vivían y trabajaban comenzaba a experimentar serias dificultades económicas, los artesanos no vacilaban en trasladarse a otra.

Era completamente natural que tal circunstancia repercutiera de manera perniciosa sobre la marcha general del desarrollo económico de los Estados griegos. Para el desarrollo de la pequeña artesanía doméstica no había, en general, condiciones favorables. Un artesano solitario sólo podía contar con el mercado local, pues los mercados exteriores eran servidos principalmente por los talleres que utilizaban, en calidad de fuerza de trabajo, a los esclavos.


La metalurgia
La extracción y elaboración de metales tenían un valor esencial en la vida económica de Grecia. El hierro se extraía de la Laconia, de muchas islas del mar Egeo y del litoral meridional del Ponto Euxino (en Calibes). La plata era más rara; además del Ática (yacimientos del Laurión) se extraía de la isla de Chipre, de Sifnos y del Pangeo[10] (en el sudoeste de Macedonia).
Más raro aún era el oro, lo cual dio pie a la hipótesis de que la mayor parte del oro encontrado en abundancia en los sepulcros de Micenas (de mediados del II milenio a. C.) no era de procedencia local, sino importado, quizá, del Asia Menor.

En la Grecia del siglo VI propiamente dicho eran conocidos los yacimientos de oro de la isla de Sifnos. La investigación realizada en esas minas ha establecido que, a finales del siglo VI, en su mayor parte estaban inundadas. En el siglo V gozaban de mayor notoriedad las minas de Tasos y del Pangeo. De la escasez de oro en Grecia hablan sus sistemas monetarios, todos basados no en el oro, sino en la plata.

Se ha conservado un informe según el cual Hierón, tirano de Siracusa, teniendo necesidad de oro, envió a Grecia a unos hombres, que tras largas búsquedas, lo encontraron en Corinto.

El descubrimiento de filones o yacimientos de este u otro metal al parecer ocurría en la mayor parte de los casos en forma casual. La extracción era iniciada en el sitio en que el mineral se hallaba a flor de superficie, o cerca de ésta. Para la extracción de plata se practicaban a veces talas y picadas en los bosques, e incluso se cavaban pozos.

Los trabajos se efectuaban mediante herramientas muy primitivas: mazos, cuñas, picos y palas. Para la extracción del mineral se abrían en el suelo galerías de escasa altura (no más de un metro, y a veces menos aún). De trabajarse veinticuatro horas diarias, sólo era posible avanzar, durante un mes, diez metros en total.

Junto a las galerías, en el siglo V se comenzaron a abrir también pozos. La mayor profundidad alcanzada fue de 119 metros. En la actualidad se han descubierto hasta 2.000 de esas excavaciones. La extracción del mineral se realizaba con las manos, quebrando los filones del metal y a veces calentando el filón y enfriándolo con un chorro de agua. En el último caso, la extracción del mineral se tornaba algo más fácil, porque se abrían grietas. El trabajo en las angostas y bajas galerías, a la luz mortecina de unos pequeños candiles de arcilla, con un aire pesado y a gran profundidad, era agotador. Como ya señaláramos, en las minas trabajaban mayormente los esclavos. La jornada de trabajo era extraordinariamente intensa, sin descanso regular. Según el testimonio de Jenofonte, los esclavos que trabajaban en los pozos de minas tenían tan sólo cinco días de descanso por año.

El mineral llevado hasta la superficie era desmenuzado en morteros y molinos manuales; luego se lavaba en recipientes especiales y finalmente, previa calcinación, era dirigido a los hornos de fundición. En el Laurión, la plata se extraía de la mina durante el proceso de fundición, en el cual se eliminaban también los otros agregados naturales al metal. La plata fundida en los hornos se colaba formando lingotes. Probablemente, dichos hornos eran pequeños, pero nada podemos afirmar al respecto, pues nada ha llegado sobre esto hasta nuestros tiempos. La madera para la combustión debía traerse desde otras regiones, pues el Laurión había sido talado muy tempranamente.

Los yacimientos del Laurión pertenecían al Estado, el que explotaba directamente una parte de ellos, cediendo otra en arriendo. Para éste eran principalmente admitidos los ciudadanos, y sólo en casos excepcionales metecos que habían obtenido la isotelia. Por lo general, el arriendo era a corto plazo: los yacimientos en marcha por tres años, y los filones que aún no eran explotados y que requerían reconocimientos e instalación de un sistema de pozos y galerías, probablemente por diez años. En las minas de muchos arrendatarios trabajaban cerca de 20.000 esclavos. El Estado cedía en arriendo los yacimientos sólo sobre pequeños lotes de tierra, y cuando los trabajos requerían su ampliación, los arrendatarios debían adquirir (pagando, desde luego) al Estado los lotes contiguos, que eran igualmente pequeños. La materia prima que salía de esos yacimientos era vendida por los arrendatarios, ya en los mercados, ya en el mismo sitio a los mercaderes.

El tratamiento del metal se realizaba a mano; al parecer, la fundición, la colada. Para dar forma a estos objetos, se usaba una maquinaria especial cuya construcción no es desconocida. El invento de la misma se atribuía al arquitecto Teodoros, de Samos.

El hierro era fundamentalmente empleado para forjar las armas y los instrumentos de trabajo. Una rama importante de la producción metalúrgica era el acuñamiento de monedas. Los metales de color se destinaban a la preparación de la vajilla doméstica y de ornamentos. Son conocidas las vajillas metálicas y copas de plata y de oro, sin hablar ya de brazaletes, anillos, telas entretejidas con hebras de oro, coronas de oro, etc.

En el ámbito del tratamiento de los metales, la especialización en el oficio se hallaba ya bastante desarrollada; en las obras de autores de la antigüedad encontramos menciones de cuchilleros, armeros, orfebres, etc. Los ingresos de los talleres que se ocupaban del trabajo en metales eran bastante considerables. El conocido hombre de fortuna del siglo IV, Pasión, por ejemplo, había cedido en arriendo a un esclavo suyo manumitido, un taller de escudos por la paga de un talento anual, y dicho taller daba una ganancia neta de cien minas. La cuchillería del padre de Demóstenes daba treinta minas de beneficio limpio. No conocemos las condiciones del trabajo de los esclavos en los talleres, pero puede decirse, con seguridad, que aun cuando hubiera sido menos severo y agotador que en las minas, a pesar de todo reinaba la más absoluta arbitrariedad y los esclavos sufrían el tratamiento más cruel; también la jornada era extraordinariamente larga.


La producción de cerámica
La producción de cerámica era una rama no menos importante de la producción artesanal ateniense. Ya en el siglo VI a. C. se había desarrollado en gran manera, hasta el punto de superar la producción análoga de otras ciudades griegas. La existencia de un demos de «calderero» (ceramista), la denominación de Cerámico dada al barrio artesano de la ciudad de Atenas, señalan que la confección de vajilla artística y común desempeñaba gran papel en la economía ateniense. Ya en el siglo VI existían en Atenas grandes talleres de cerámica que utilizaban el trabajo de esclavos. La existencia de esta clase de talleres queda testimoniada por la triple  firma puesta sobre ánforas que han llegado hasta nuestros tiempos: del propietario del taller, del alfarero y del artista que ejecutaba las pinturas sobre el jarrón; en algunos casos, hay solamente dos firmas: la del propietario y la del pintor.

Entre los alfareros atenienses de la segunda mitad del siglo VI se encuentran no pocos que llevaban nombres no griegos; por ejemplo, Amasis, Colco, Taleido, etc., nombres que indican el origen de los operarios. En cuanto a firmas tales como «pintó un Lidio», o «pintó un escita», pertenecían al parecer a artistas esclavos. Hay una suposición según la cual el conocido pintor ceramista del siglo V, Epicteto, era un esclavo. Otro artista célebre, Duris, era al parecer, un meteco.

Merced a la gran cantidad de imágenes en los recipientes conservados hasta nuestros tiempos, se hizo posible seguir con precisión el proceso del trabajo en los talleres ceramistas.

Sobre una de las ánforas, por ejemplo, el pintor expuso el proceso de extracción de la arcilla; sobre otro, una hidria (cántaro para agua), con pinturas negras, el pintor representó escenas de todas las etapas básicas del trabajo; la formación del jarrón en el platillo circular giratorio que era movido a mano, la revisión de las ánforas listas; en otra pintura vemos a un joven que se lleva un jarrón que acaba de ser hecho; al lado de una columna, empuñando un bastón, hay parado un anciano, dueño o capataz, que está vigilando el trabajo; delante del mismo se ve un esclavo que lleva a cuestas una pesada carga de carbón de leña; otro esclavo está encendiendo el fuego en un horno. Encima del horno, para calcinar y templar los jarrones, se ve el mascarón de un sátiro que otrora tuviera significado mágico, pues, según las creencias de los griegos, servía de protección para las vasijas contra los malos espíritus y contra el mal de ojo.

Entre los distintos talleres y sus respectivos propietarios existía la más encarnizada
competencia. Trabajando, literalmente, codo con codo, los alfareros atenienses se conocían perfectamente uno al otro, y con frecuencia recurrían a los más diversos artificios y astucias para denigrar la producción del vecino y ensalzar la propia. Ha llegado hasta nuestros tiempos una curiosa inscripción en uno de los jarrones: «Este jarrón lo hizo Eutímides, jamás hubiera podido hacerlo Eufronio». Esta original publicidad de sus productos, ideada para denigrar al competidor, es sumamente característica.

Tanto en la producción cerámica corno en la metalúrgica, la unidad económica dirigente era el taller, que aprovechaba la labor de los esclavos. De entre los alfareros anónimos de esos talleres se destacaban ante todo los especialistas pintores. En algunas oportunidades se invitaba a trabajar en un taller a pintores de renombre, ciudadanos o metecos. Esto de atraer a un taller a un célebre pintor representaba, desde luego, muchas ventajas, y quizá por esto mismo los nombres de pintores destacados (por ejemplo, tales como Epicteto o Duris) se encuentran en
jarrones salidos de distintos talleres. Evidentemente, dichos pintores trabajaban en esos talleres alternativamente.

Los productos de cerámica eran exportados ampliamente. Esta rama de la  producción desempeñaba un gran papel en la economía de Atenas. Al lado de los productos que se distinguían por sus cualidades altamente artísticas y por la finura de la confección, en Atenas era producida la cerámica al por mayor, trabajada grosera, toscamente, sin revestimiento ni pintura,  que servía para satisfacer las necesidades de la gente pobre del lugar; se producían también tejas para techar edificios, y envases para servir de tara, de peso muerto, en el transporte de ciertas y
determinadas mercancías.


La producción textil
A diferencia de la producción cerámica y metalúrgica, las que, casi desde el mismo momento en que surgieron, se destacaron como oficios independientes, la hilandería y la tejeduría fueron, en lo fundamental, ramas de la producción doméstica, también en el siglo V a. C. La labor femenina en esta producción seguía siendo la predominante, aun cuando no la exclusiva. Del tejer y del hilar se ocupaban tanto las mujeres de las familias indigentes, con el fin de llevar al mercado un trozo de tela o un ovillo de hilo, como las armas de casa ricas, rodeadas de hijas y de esclavas. Según dice Platón, la mujer es dueña de la lanzadera y del huso. Con frecuencia,  cuando fallecía una mujer se ponía en su sepulcro el huso, corno en la de un guerrero se ponía la espada y las flechas.

En primer lugar, esta producción estaba destinada a satisfacer las necesidades de la familia, y sólo los excedentes se llevaban al mercado. Por las manos de las mujeres tejedoras e hilanderas pasaba la totalidad del proceso productivo, desde la esquila de las ovejas hasta la costura de los vestidos; y sólo el teñido de los hilos o de la tela constituía un proceso aparte en el que estaban ocupados los varones.

Entre la materia prima que sufría transformaciones en la producción, el mayor valor entre los griegos lo tenía la lana. Los tejidos de lino estaban difundidos en menor cantidad, por lo menos en el período temprano. Así y todo, a partir del siglo VI ya entraron en uso en el Ática, al lado de los anteriores vestidos de lana, también túnicas femeninas de lino. La seda aparece sólo en tiempos posteriores, y su uso es limitado.

Con el desarrollo de la vida urbana y del intercambio comercial, la producción casera, doméstica, fue resultando insuficiente. Fuera de unos pequeños artesanos libres que trabajaban para el mercado, con el fin —como se expresaba un poeta de la antigüedad— de «no morir de hambre», fueron apareciendo en cantidad creciente talleres textiles en los que trabajaban esclavos y esclavas. Las inscripciones atenienses han conservado los nombres de gran cantidad de libertos ocupados en la tejeduría y en la hilandería. A veces, también los ciudadanos libres conseguían medios de vida ocupándose de la artesanía textil. Tal fue el recurso de cierto Aristarco: por consejo de Sócrates, aprovechó la llegada a su casa, desde el Pireo, de unas parientas pobres, ofreciéndoles que se ocuparan de esos dos oficios. En otras polis griegas encontramos a esclavos y esclavas, especialistas en confeccionar costosos y abigarrados tejidos, y que trabajaban exclusivamente para el mercado. Los talleres en que se aplicaba el trabajo de esclavos, producían capas para varones que tenían difusión en toda Grecia. Además de los talleres ocupados propiamente de tejeduría e hilandería, existían también en Atenas talleres bataneros de paños, en los que trabajaban, con preferencia, varones. Megara, Corinto y Egina
eran célebres por la confección de vestidos para la clase pobre y para esclavos; Mileto, Chipre y Quíos tenían fama de productores de tejidos caros, de vestidos y de alfombras; Siracusa producía tejidos multicolores de lana siciliana.


Los trabajos de construcción de edificios
La erección de templos, de edificios públicos y de obras de defensa en Atenas solían ser decretadas por la asamblea popular, la cual creaba en todos los casos una comisión especial de funcionarios, para vigilar la marcha de tales o cuales obras. En   las obligaciones de los miembros de tales comisiones (llamados epístatas) entraba la redacción y la firma de los  contratos que se celebraban con los subarrendatarios. Un arquitecto, basándose en la disposición de la asamblea, componía el plan de la obra, en el cual entraban los diseños, los dibujos, como también la descripción detallada del trabajo proyectado para ser ejecutado.

Entre los edificios, hay que distinguir la edificación de casas particulares, ejecutadas por sus propietarios por propia cuenta, y la construcción de templos privados, que pertenecían a las hermandades religiosas.

Como materiales básicos de construcción se usaban el granito, la piedra caliza y el mármol, los cuales eran adquiridos por el Estado a través de los epístatas citados y, en casos aislados, se cedía en arriendo su adquisición a personas aisladas, incluyendo el acarreo. El granito necesario para las obras era traído de las canteras, que eran propiedad del Estado o de particulares. Los trabajos de construcción atraían una gran cantidad de ciudadanos libres como de metecos y esclavos.

El florecimiento de la edificación en Atenas corresponde a la época de Pericles, cuando se desenvolvió una amplia actividad edificadora, tanto para la fortificación de la ciudad, por medio de la equipación y reconstrucción del Pireo, como para la erección de edificios del culto.

Esta clase de trabajos públicos era realizada por el Estado, guiando directamente las tareas o cediéndolas en arriendo, en subastas públicas. En el último caso, la responsabilidad por la obra era cargada íntegramente sobre los contratistas. Los trabajos se cedían en arriendo simultáneamente a varios contratistas; y eran aceptados sobre bases iguales, también por metecos y por ciudadanos libres.

Las construcciones navales
En relación directa con el crecimiento del poderío político y militar de Atenas, había adquirido gran valor y significado la construcción naval. Hacia el comienzo de la guerra del Peloponeso, Atenas disponía de 300 trieres, sin contar la flota aliada de Lesbos y Quíos. La construcción de una triere era costosa, término medio, cerca de un talento ático. La madera para las construcciones navales se importaba a Atenas desde la Macedonia, la Calcídica, la Italia meridional, el Asia Menor y el Ponto. Era el Estado quien entendía en las grandes obras de construcción y equipamiento de las naves. En los astilleros trabajaban esclavos, tanto del Estado como privados, pero la dirección de los trabajos y el cumplimiento de las operaciones de mayor responsabilidad eran encomendados a los especialistas en construcciones navales, que eran ciudadanos o metecos.

En el desarrollo de la construcción de naves, la asamblea popular desempeñó un papel igual al que cumplió en otras obras de significado nacional. Cada vez que se inauguraba una obra, la asamblea elegía una comisión para que se ocupara de los correspondientes trabajos, compuesta de un tesorero y de inspectores de astilleros. La asamblea popular determinaba también la cantidad de trieres y de tetreres (barcos con tres y cuatro filas de remeros, respectivamente), cuya construcción estaba proyectada para el año que corría. La propia construcción de los cuerpos de las naves se cedía, por regla general, a concesionarios, en subastas públicas; y el equipamiento y aparejamiento de las mismas eran efectivizados por el propio Estado.

El puerto y los astilleros que, en tiempos anteriores, se hallaban fuera de los límites de la ciudad de Atenas, fueron incluidos, tras la erección de los Largos Muros en el siglo V, dentro de los límites de la ciudad. El Pireo quedó orgánicamente ligado con el resto de Atenas, y su rada, profunda y amplia, quedó convertida en principal puerto ateniense, simultáneamente militar y comercial.

Otros dos puertos atenienses —Zea y Muniquia— servían de apostaderos para barcos de guerra solamente. En ambos puertos había cobertizos para recibir buques. En el siglo IV fue construido un depósito para guardar los aparejos y otros implementos de las naves.

La técnica de la construcción de puertos, embarcaderos, astilleros y nuevos barcos fue desarrollándose a la par del crecimiento del poderío económico y político de Atenas. Se multiplicó la cantidad de los cobertizos y los tipos de naves de guerra y mercantes se hicieron más diferenciados entre sí. Las naves de guerra se dividieron ya en dos clases: la primera comprendía a las naves propiamente dichas que daban cabida solamente a la tripulación estrictamente normalizada; la segunda comprendía naves de transporte destinadas a llevar destacamentos de desembarco, caballos, víveres y otros materiales. Las naves de guerra provistas de velamen podían ser puestas en movimiento también por el trabajo de los remeros, mientras que las naves de transporte y los buques mercantes eran, en lo fundamental, buques a vela y requerían tripulaciones insignificantes.


5. Desarrollo de la producción e intercambio de mercancías en el siglo V a. C.
La importancia del desarrollo de la producción e intercambio de mercancías en Grecia durante el siglo V a. C. no admite lugar a dudas. Como en todas partes ese desarrollo en la Grecia de la antigüedad estuvo orgánicamente ligado con el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas y con las correspondientes relaciones de producción, que presuponían ya la aparición de la propiedad privada, el crecimiento de la división social del trabajo, la separación del trabajo agrario de los oficios manuales y el desarrollo de la esclavitud. Engels anota que el desarrollo de este proceso se hace evidentemente en tiempos muy tempranos: «Hasta donde alcanza la historia escrita...».

Desgraciadamente, en lo que atañe a las particularidades y formas de la producción e intercambio de mercancías durante la antigua época esclavista, no puede considerarse como suficientemente estudiado en la historiografía soviética. Si bien estos problemas, indudablemente muy importantes, de la historia antigua, se hallaron siempre dentro del campo visual de los investigadores soviéticos, su estudio no asumió aún un carácter tan profundo como merece. Más todavía: el papel de la producción e intercambio de mercancías en la vida económica de toda la Grecia antigua es abiertamente subestimado por muchos investigadores soviéticos en una serie de casos. Pero es el hecho que, después de las guerras greco-persas, el desarrollo de esos fenómenos en la vida económica de toda la sociedad griega dio un considerable paso adelante en comparación con la época precedente, y el peso específico de los giros comerciales creció inconmensurablemente. Fueron surgiendo en la Grecia balcánica nuevos centros económicos, cuyos giros comerciales alcanzaron escalas jamás vistas en aquellos tiempos. Y Atenas fue transformándose precisamente en uno de esos centros, mejor dicho, en el centro más grande de todo el mundo helénico de aquel entonces. A mediados del siglo V el Pireo se convirtió en el puerto comercial más grande de todo el mar Egeo, y en la época de Pericles se transformó en el centro del comercio de toda la cuenca del Mediterráneo. Las avenidas costaneras del Pireo, de la parte mercante, que era la oriental, estaban atestadas de depósitos; los de cereales se encontraban en el linde de las partes militares y mercante de ese puerto. Un poco más lejos estaba situada la plaza comercial del Pireo, con los negocios, las oficinas de los banqueros y las mesas de los cambistas. Adyacente al Pireo había un emporio delimitado que era el lugar para la descarga de mercancías. Todo lo que se descargaba fuera de ese sitio era considerado contrabando. Más allá de este emporio comenzaba la ciudad propiamente dicha. En su parte central, durante los siglos V y IV, residían los propietarios de los barcos, los mercaderes, los grandes usureros, los empresarios, etc., y en las periferias, los remeros, los cargadores y otros cuyas actividades estaban vinculadas con el mar. A través del Pireo se efectuaba la exportación de aceite de oliva, vino, miel, mármol, plomo, plata proveniente de los yacimientos del Laurión, lana, objetos metálicos, cerámicas, etc.

Durante el siglo V se daban cita en el Pireo las naves de casi todo el Mediterráneo. Allí desembarcaban los cereales de Egipto, de Sicilia y del Bósforo, el pescado del mar Negro, ganado, cueros, lana de Mileto, alfombras de Persia y de Cartago, óleos aromáticos de Arabia, bronce y calzado de Etruria, telas de lino, papiros de Egipto, cobre de Eubea y de Chipre, brea, cáñamo, maderas de Macedonia y Tracia para construcciones navales, cera, maderas del Cáucaso y de Iliria, minio de Quíos, etc. Y a este mismo puerto era traídos los esclavos.

Gran parte de estas mercancías estaban destinadas no a los consumidores atenienses, sino que allí se revendían y trasladaban a otros barcos para ser enviados más lejos, a otras ciudades y diferentes países. El giro global del Pireo, hacia comienzos de la guerra del Peloponeso, era gravado por derechos aduaneros que alcanzaban la cantidad de 37 a 48 talentos anuales, lo cual para aquellos tiempos era una suma exorbitante.

Las vías marítimas septentrionales llevaban desde el Pireo hacia la Calcídica, Tracia, la Propóntide y el Ponto; las orientales conducían a Quíos, Lesbos y los puertos del Asia Menor; las meridionales, a través de Delos, a Samos o a través de Paros y Naxos, a Rodas, y de allí hacia Chipre, Fenicia, Egipto y la Cirenaica; las vías occidentales se dirigían a Italia, Sicilia y más hacia el Oeste. Buscando puntos de apoyo para el comercio, los atenienses procuraban fundar factorías en todas partes. Así lograron firmarse en las costas de la Calcídica, en Potídea, en Olinto y en Anfípolis, fundada por ellos mismos. Lucharon por la posesión de las minas del Pangeo, hasta la subida al trono de Filipo II de Macedonia. Este mismo país constituía para ellos un gran mercado proveedor de materias primas (madera para la construcción de barcos) y pescado tracio.

Desde tiempos muy tempranos, los atenienses tendieron también hacia el Ponto. Habían fundado cleruquías en el Quersoneso tracio y en la costa meridional del Ponto, en Sínope y en Amisos. Igualmente habían quedado bajo la influencia ateniense las ciudades griegas del litoral occidental y septentrional del mar Negro.

Como hemos dicho más arriba, en el Occidente los atenienses habían fundado Turios. Al mismo tiempo, habían cerrado trato con Segesta, Leontini y Región. Todas estas ciudades, según lo proyectado por los atenienses, debían desempeñar el papel de puntos de apoyo para el ulterior desarrollo de sus actividades comerciales en el occidente griego. Hay que subrayar, empero, que precisamente en el Occidente, Atenas tropezó con su rival más fuerte y peligroso:

Corinto. La lucha contra él constituyó, como es sabido, una de las causas de importancia de aquel gran conflicto que entró en la historia con la denominación de guerra del Peloponeso.

Comercio interior
El comercio interior estaba circunscripto en el siglo V principalmente a operaciones en tierra firme. Dada la escasa extensión de los territorios de las polis griegas, toda salida al mar en barco equivalía a salir fuera de las fronteras del país.

El comercio terrestre, por decirlo así, quedaba generalmente delimitado por las fronteras de un solo Estado. El carácter montañoso de la región, las constantes guerras que las polis griegas sostenían entre sí, la falta de desarrollo de vías terrestres de comunicación y, por lo mismo, el alto costo del transporte de mercancías por tierra, la ausencia casi completa de ríos navegables, más la simultánea abundancia de cómodas vías de comunicación marítima, eran las condiciones que hicieron imposible un desarrollo más o menos considerable del comercio interior.

Finalmente, la sociedad esclavista, como tal, sólo podía desarrollarse y existir contando con una amplia red de ciudades-colonias limítrofes con las tribus locales, desde las cuales se las proveía de los productos básicos: los esclavos. Asimismo, constantemente se hacía sentir la escasez de cereales en la Grecia central, donde nunca alcanzaban a abastecer a la población, lo cual hacía necesario proveerse de ellos en Sicilia, Egipto y el Ponto. Todo esto estimulaba el desarrollo del comercio exterior.

Para el buen funcionamiento del comercio interior se necesitaba, antes que nada, una red de caminos transitables. Y la preocupación por tales caminos sólo se ponía de manifiesto en los Estados tan desarrollados como Atenas. Las vías atenienses satisfacían simultáneamente las necesidades comerciales y militares. Dos de ellas unían al Pireo con Atenas; una, trazada dentro de los Largos Muros, y la otra, bordeada en toda su extensión por olivos, llegaba a las puertas atenienses. Había otras tres carreteras que terminaban en las fronteras de Beocia: una iba desde Eleusis hasta Platea, otra desde Atenas hasta Tebas, y la tercera desde Atenas hasta la ciudad limítrofe de Oropos. La poca extensión de estas vías indica el reducido desarrollo del comercio interior terrestre. Había, en general, pocos caminos, los que, además, eran bastante incómodos y mantenidos en mal estado. Las carretas de cuatro ruedas que se utilizaban para el transporte de cargas no podían, ni mucho menos, pasar en todas partes; además, la falta de bueyes en el Ática (había que adquirirlos en Beocia) dificultaba el uso de esas carretas. Por tales razones, la forma habitual de transportar cargas era de largas caravanas de asnos o mulos, conducidas por arrieros.

Los gastos para el transporte terrestre eran muy grandes; llegaban a veces hasta la mitad del costo de las mismas cargas; el transporte marítimo resultaba, desde luego, incomparablemente más barato.

Del comercio interior se ocupaban mayormente los pequeños acaparadores y los mercaderes ambulantes. Estos últimos caminaban a pie, al lado de sus acémilas cargadas, o distribuían su mercadería llevándola a cuestas. Comerciaban preferentemente con vituallas, productos de cacería, pequeños enseres domésticos, vestidos, flores, etc. Además de ellos, había también tenderos establecidos en las plazas comerciales. Al lado de algunas de sus tiendas se instalaban a veces pequeños talleres. Los dueños de dichas tiendas vendían tanto productos confeccionados en esos talleres, como los que adquirían a otros mercaderes artesanos.

En las plazas destinadas al comercio se vendían también productos agropecuarios: cereales, panes horneados, hortalizas y verduras, frutas, pescados y toda clase de objetos, atenienses e importados, así como ganados y esclavos. A cada especie de mercadería le estaba destinado un lugar especial. La mercancía se colocaba al aire libre o en carpas improvisadas a la ligera. En las ciudades en las que el giro comercial era grande, el Estado, según parece, construía, por cuenta propia, galerías techadas para el comercio. A propuesta de Pericles, en el Pireo se construyó una galería destinada al comercio de harina.
Acudían también al mercado los esclavos «que vivían separados» de sus dueños, con el fin de vender sus productos; los artesanos libres que trabajaban individualmente, por su propia cuenta, quienes vendían vajilla, armas, lana; y campesinos con hortalizas y cereales. Allí mismo eran vendidas las mercancías confeccionadas en los talleres, grandes y pequeños, en que trabajaban esclavos. Los mercados de las grandes ciudades comerciales eran frecuentados no sólo por gentes de la ciudad y de las aldeas, sino también por extranjeros llegados de lejanas y cercanas regiones.

Además de los mercados en que el comercio al detalle se efectuaba cotidianamente, se organizaban, al lado de los grandes santuarios, o durante las fiestas, ferias especiales que atraían a vendedores y compradores de gran número de ciudades griegas. La inviolabilidad de los templos y la costumbre de hacer las paces durante las fiestas panhelénicas garantizaban a los mercaderes la seguridad durante sus viajes. Entre esas ferias gozaba de gran popularidad la que tenía lugar en Delfos.

La vigilancia general del comercio en los mercados estaba encomendada en las ciudades griegas, a funcionarios especiales llamados agoránomoi, los que debían percibir el impuesto establecido para las ferias y velar por el orden, poner fin a los malentendidos que surgían durante la concertación de algunos negocios, etc. Los agoránomoi tenían también derecho a imponer multas u otros castigos, por mala fe en pesos y medidas, por falsificación, por mala calidad de la mercancía, etc.

El comercio de cereales en Atenas estaba bajo la vigilancia de otros funcionarios, los
sitofílaques (cuidadores de cereales), de los que había cinco en Atenas y cinco en el Pireo. En las otras ciudades, en las que la cuestión de la provisión de cereales no era tan aguda como en el Ática, estas obligaciones se encomendaban a los agoránomoi.

Para vigilar los pesos y medidas, la asamblea popular elegía funcionarios llamados
metrónomoi.


Desarrollo del capital usurario
Un personaje imprescindible en todo mercado era el trapezita (el cambista). La variedad de monedas, la diversidad de valores y las oscilaciones en el acuñamiento crearon la necesidad de cambiar unas monedas por otras. Por el cambio del dinero, los cambistas cobraban cierta suma, a veces bastante considerable. La venta y reventa de moneda foránea y el cambio de ésta por la local fueron inicialmente las operaciones básicas de los trapezitas.

El cambio de monedas de las diversas ciudades debió cobrar real importancia con la
ampliación del comercio exterior. Cada nueva región incluida en el sistema del comercio común, volcaba al mercado su propia moneda, con lo cual se complicó la actividad de los cambistas, quienes debían estar al tanto de todos los sistemas monetarios, saber distinguir la calidad de cada moneda, ver claramente la correlación de los diversos sistemas. El pago y el cobro de dinero en tales circunstancias creció hasta convertirse en una complicadísima operación. Como resultado de todo ello, los trapezitas fueron transformándose gradualmente, de simples cambistas, en intermediarios en las transacciones comerciales, y se convirtieron en una especie de «banqueros» sui generis, que recibían depósitos y efectuaban los cálculos necesarios.

Hicieron sus aparición las operaciones sin dinero en efectivo, en que prolongadas disputas y transacciones junto a las mesas de los cambistas eran reemplazadas por órdenes verbales y personales del depositante acerca del traspaso de dinero de su cuenta a la de otro, o acerca del pago de dinero en efectivo a la persona o al trapezita señalado por aquél. De aquí que surgiera para los trapezitas la necesidad de introducir cuentas personales para cada depositante. Tales operaciones aparecieron en el siglo V a. C., pero su desarrollo concierne principalmente al siglo
IV.

Además de los trapezitas, el mismo papel, si no mayor aún, en las operaciones financieras, era desempeñado por los grandes centros en torno de los templos importantes, administrados por los anfictiones. A los templos afluían, en forma de  dádivas y presentes, enormes recursos pecuniarios. Las riquezas de los templos aumentaban más aún mediante el arrendamiento de sus propiedades territoriales, del cobro de multas en dinero y de préstamos. Los dineros de estas últimas operaciones alcanzaban a veces grandes dimensiones. La inviolabilidad de los templos determinó que se les entregara, para guardarlo, el dinero no sólo de poseedores privados, sino el del Estado. Un cantidad de polis se convirtieron así en deudores de los templos, y otra de grandes esclavistas, políticamente influyentes, fueron sus depositantes.


Comercio exterior
Como ya hemos señalado, el comercio marítimo era vitalmente necesario para Grecia y para su periferia colonial. Paralelamente con este comercio, fue desarrollándose también un mayor dominio en la técnica de navegar. Aun cuando ésta, durante el siglo V y la mayor parte del siglo IV, se realizaba, por regla general, a lo largo de las costas, en casos de necesidad algunos se animaban a efectuar travesías más extensas. Lo mismo puede decirse respecto a la duración de los viajes marítimos. La navegación comercial seguía realizándose con preferencia durante los meses estivales, de abril a septiembre inclusive; así y todo, se conocen casos aislados de travesías hiemales.

Entre los mercaderes que realizaban operaciones en países extraños, formaban una categoría determinada aquellos que tenían barco propio, al que gobernaban como capitanes; diferían de ellos los que transportaban sus cargas en barcos ajenos. Los primeros se denominaban naucleroi y los segundos emporoi.

Tanto los mercaderes como los propietarios de barcos, al no disponer de suficiente cantidad de dinero en efectivo, se veían constantemente obligados a acudir en busca del mismo a los trapezitas, o simplemente a los proveedores. En calidad de  prenda o garantía, se ponía a disposición del acreedor el barco o la carga, o ambos a la vez; a veces el préstamo se contraía empeñando el flete a percibir por el propietario del barco por el transporte de la carga. La tasa del interés de esos empréstitos marítimos, dado el riesgo involucrado en este tipo de operaciones, era muy elevada: oscilaba entre el 10 y el 30 por 100, o más, en función de lo que durara el viaje mercante. La perspectiva de obtener beneficios muy grandes en caso de culminar felizmente la expedición mercante, obligaba a los mercaderes griegos y a los propietarios de barcos a conformarse con tan altos intereses.


Posición del Estado respecto al comercio
En relación directa con el crecimiento de los giros comerciales y con ampliación de los mercados, surgió la necesidad de introducir cierta organización en las relaciones comerciales.

Esta necesidad fue percibida tanto por los participantes directos e inmediatos, o sea, los mercaderes, como por el Estado. Sobre esta base fueron surgiendo algunas uniones de mercaderes y de propietarios de barcos, en forma de sociedades.

Un significado incomparablemente mayor tuvo la intervención del Estado en las relaciones mercantiles. El comercio desempeñaba importante papel en la vida de toda polis. Para salvaguardar y apoyar el comercio marítimo se creaban fuertes flotas. Con el objeto de proveer al Estado de las mercancías más necesarias, Atenas celebraba, en nombre de la asamblea popular, tratados comerciales con otras polis.

El Estado ateniense también prestaba atención especial a la regulación del comercio cerealista, debido a que en el mismo se hallaban interesados no sólo los círculos comerciales vinculados con el producto en cuestión, sino toda la población ateniense. Una dilación o demora temporal del cereal siciliano provocaba inmediatamente el alza del precio del pan; los acaparadores y mercaderes, con fines de lucro mediante una venta más beneficiosa del cereal, creaban a veces un falso pánico en el mercado cerealista de la ciudad. Luchando contra semejantes abusos, el Estado permitía la concesión de grandes empréstitos sobre cereales. Estos, de acuerdo con las leyes atenienses, sólo podían ser importados por el puerto del Pireo. Desde luego, aun cuando dichas medidas introdujeron cierto orden en el comercio cerealista, resultaron, a pesar de todo, insuficientes.

La intervención del Estado en el comercio privado no se limitó a la regulación del comercio cerealista. Entre los artículos más importantes de los ingresos del Estado se encontraban los aranceles que cobraba sobre los giros globales que efectuaba el comercio. Los derechos al cobro de dichos aranceles, así como de otros impuestos, eran cedidos, en subasta pública, a concesionarios aislados, o uniones de algunos concesionarios. Por ejemplo, durante la guerra del Peloponeso, el derecho a cobrar dichos impuestos en el Pireo se vendía en subasta pública anual por la suma de 30 talentos, pero, en realidad, el total de esos derechos era mucho mayor que la consignada por el Estado. Los derechos aduaneros comerciales se cobraban también en todos los grandes puertos de los mares Mediterráneo y Negro. El cobro de los mismos era efectuado, previa verificación de las cargas de todo barco que llegaba, o zarpaba, por los funcionarios aduaneros. Al ser descubierta una carga oculta, la misma era confiscada o los derechos aduaneros se decuplicaban.

En caso de desórdenes en el sistema monetario, y en los de apremiante necesidad de dinero, el Estado se apropiaba del monopolio para la venta de las mercaderías importadas. En algunas ciudades se declaraba por cierto tiempo el monopolio para la exportación de cereales o del aceite de la cosecha del año que corría. Al acaparar los cereales, o el aceite, u otros productos a precios fijos, el Estado los vendía a los precios más altos posibles, en mercados extranjeros. Mas se trataba sólo de medidas pasajeras, y ulteriormente era restablecida la libertad de comercio.

A veces el Estado, con el fin de aprovisionarse y de poder hacer frente a sus necesidades, prohibía la exportación de ciertos productos. Esto repercutía en Atenas, en primer lugar, sobre los cereales. Frecuentemente, durante la guerra, se ponían interdicciones sobre la exportación de víveres y de materiales bélicos, para que no cayeran en las manos del enemigo.

Carecemos de noticias acerca de leyes comerciales de los siglos V-IV. Empero, la existencia de tribunales especiales que entendían en los asuntos de comercio, en las acusaciones motivadas por las leyes y las pertinentes defensas, señalan la indudable existencia de una legislación comercial en los Estados griegos. Probablemente, se refieren a ese tiempo los primeros ensayos de codificación en el comercio marítimo, de los cuales más tarde se aprovechó ampliamente la isla de Rodas.


6. Ingresos y gastos del Estado ateniense
Fuentes de ingresos
No sería completo el cuadro de la vida económica de Grecia si no tocáramos la actividad financiera de las polis griegas. Tenemos a este respecto nociones tan sólo fragmentarias, y que, en su mayor parte, atañen no al siglo V, sino a los siglos posteriores. Únicamente es posible formarse una idea más o menos completa de la vida financiera del Estado ateniense.

Después de constituida la Liga marítima ateniense, la base de la economía de ese Estado la constituyeron los tributos (foros) que los atenienses percibían anualmente de los miembros de dicha Liga, los ingresos producidos por la monopolización del acuñamiento de monedas, y los de una serie de monopolios comerciales en los puertos aliados. Al comienzo, la recaudación total del foros era de 400 talentos anuales. Al parecer, la cantidad de foros ingresadas por la mayoría de las comunas aliadas a lo largo de los primeros cincuenta años (años 478 a 426) oscilaba muy poco: el aumento de los ingresos generales de Atenas hacia el tiempo de la guerra
de Arquídamo (de 460 a 600 talentos) encuentra su explicación más bien en el aumento del número de las comunas aliadas que en el del foros pagadero por cada una de las ciudades. Por lo general, el foros era integrado una vez al año, durante los grandes festejos dionisiacos. Por la demora en el pago de ese tributo, los aliados eran castigados con la imposición de una suma complementaria, y en caso necesario, hasta con una expedición punitiva. La sexagésima parte de la suma general del foros ingresaba en el fondo estatal intangible, el tesoro de la diosa Atenea.

Formaban también parte permanente de los ingresos del Estado, los que se percibían de las posesiones estatales, las que a menudo eran bastante considerables (por ejemplo, los ingresos de los yacimientos del Laurión, de las canteras y de las salinas). No pocos ingresos obtenía el tesoro del Estado de los aranceles aduaneros: de los impuestos sobre el derecho a vender las mercancías en los mercados, y sobre las mercancías de exportación. Al parecer, en el siglo V no existían aranceles únicos: los productos de primera necesidad eran gravados con aranceles bajos, y los menos imprescindibles con aranceles más elevados. En el siglo IV fue establecido ya un arancel único del uno por ciento del valor de la mercancía.

Las inscripciones conservadas hasta nuestros tiempos nos hablan asimismo de impuestos aplicados a las ventas de bienes raíces y por arrendamientos. En todas estas ocasiones, el Estado cobraba impuestos a su propio favor. En tales oportunidades, el porcentaje oscilaba entre el medio y el cinco por ciento; generalmente, cuando el precio de venta subía, el impuesto descendía. Al tesoro del Estado ingresaban también los derechos procesales y las multas impuestas por los jueces, así como los dineros obtenidos con la venta de bienes confiscados. Los metecos y los libertos pagaban a favor del Estado impuestos directos; la población ciudadana estaba libre de ellos.


Las liturgias
Sobre los ciudadanos pudientes gravitaba la obligación de entregar una parte de sus ingresosa la sociedad. Se trata de las llamadas liturgias. El contenido semántico de este vocablo puedeser definido como «actividad a favor de Estado». La aparición de las liturgias se remonta a la época en que el desempeño de funciones oficiales no era todavía remunerado, cuando el ejército era armado por los ciudadanos, cuando el Estado carecía aún de ingresos estables y, en virtud de ello, los ciudadanos acaudalados que lo gobernaban, teniendo en cuenta sus propios intereses, consideraban un timbre de honor tomar a su cargo considerables erogaciones para satisfacer necesidades sociales, de interés general para toda la ciudadanía.

Los metecos ricos eran traídos a cumplir las obligaciones de las liturgias a la par que los ciudadanos, pero no podían participar en las liturgias de índole militar, como tampoco en las que estaban vinculadas con el culto.

Las liturgias más importantes, que se repetían periódicamente, eran las vinculadas con la organización de los festejos: la coregía y la gimnastarquia. El corega tenía que reclutar un coro para que apareciera en las representaciones teatrales de las fiestas, proveerlo de las vestimentas necesarias, pagar su aprendizaje y alimentar a todos sus miembros en tanto durasen el aprendizaje y las fiestas. En la mayor parte de los casos, durante estas competiciones teatrales, cada una de las filai áticas presentaba su coro. Las gimnastarquia consistía en la organización de torneos gimnásticos, por ejemplo, carreras con antorchas, que se organizaban en Atenas cinco veces al año. Además de los gastos para el adiestramiento de los que tomaban parte en dichos torneos, los gimnastarcas tenían que ocuparse de la iluminación y ornamentación del lugar en que se realizaban. Al igual que los coregas, se presentaba, por parte de cada filai, a elección del arconte-basileus.

La liturgia vinculada con la guerra era la trierarquía. Los gastos para la construcción de nuevas trieres y para su equipamiento de mástiles y velamen corrían a cargo del Estado. Las obligaciones del trierarca fueron inicialmente las de cuidar del buen estado del barco y de su equipamiento, lo cual a veces implicaba grandes gastos, especialmente cuando se trataba de barcos viejos. Al parecer, durante el siglo V los gastos de los trierarcas para mantener a los barcos en buen estado, habían crecido: la adquisición de pequeños objetos para el aparejamiento del barco también había pasado al conjunto de obligaciones del trierarca, quien, además, tenía que alistar a la tripulación, darle la pertinente instrucción y, en algunos casos, pagarle los emolumentos.

Durante el período en que Atenas tuvo a su disposición 400 barcos, en las listas de los trierarcas fueron anotados 1.200 ciudadanos acaudalados, de manera que cada uno de ellos no fuera trierarca más que una vez cada tres años. Durante los años de su trierarquía, el ciudadano debía abandonar todas sus ocupaciones habituales y vigilar personalmente el barco. Para hacer más llevadero lo gravoso de la liturgia, el trierarca quedaba eximido de todas las otras liturgias y de los impuestos extraordinarios. Después de la expedición a Sicilia, cuando los gastos para la construcción y mantenimiento de la flota habían crecido y la crisis financiera de Atenas era más profunda, los atenienses se vieron precisados a renunciar a las trierarquías personales y pasar a una forma nueva, a la sintrierarquía; se autorizó a que se reunieran dos o tres trierarcas para ocuparse de un solo barco. Tal reforma, empero, no aportó gran alivio a los trierarcas, sino que engendró desorden e irresponsabilidad. Debido a ello, la sintrierarquía existió durante muy poco tiempo.

Aparentemente, a raíz de la oposición ofrecida por los ciudadanos ricos al sistema de las trierarquías, a los ciudadanos que soportaban liturgias superiores a sus medios y fuerzas, se les otorgó el derecho a transferir su liturgia a otros ciudadanos más pudientes. Llegamos a enterarnos de esto sólo por las fuentes del siglo IV; mas cabe suponer que tal disposición ya estaba en vigor también en el siglo V. En las coregías era el arconte y en las trierarquías el estratega quien determinaba el breve plazo (tres días) para presentar queja contra una liturgia injustamente aplicada. En ese plazo, el ciudadano gravado con una liturgia debía llamar para hacerse cargo de la misma a otro de más fortuna que él y libre de otras obligaciones. Este otro ciudadano podía aceptar la liturgia, o bien dar su conformidad a cambiar de bienes y recursos con el que se había quejado. Este último, tras efectuarse el cambio de fortunas, tenía la obligación de responder de la liturgia, haciendo uso de los bienes que acababa de recibir. En torno de las liturgias se desarrollaba en el Estado ateniense la lucha entre los ciudadanos ricos y los pobres; durante los períodos de predominio de los oligarcas se suprimían, a la vez que las instituciones democráticas, también los liturgias.


El éisfora
Cuando el Estado ateniense pasaba por períodos difíciles, los ciudadanos y los metecos eran gravados con un impuesto directo extraordinario provisional (el éisfora). Fue introducido en Atenas, por primera vez, alrededor de los años 428-427. No se sabe cómo se cobraba en el siglo V: algunos hombres de ciencia suponen que, en ese tiempo, se trataba de un impuesto sobre los ingresos y rentas que daban los bienes raíces. Empero, por cuanto también estaban sujetos a este impuesto los metecos, que pagaban un sexto del total del mismo, es más probable la suposición de que ya en el siglo V, al igual que en el IV, se tratara de un impuesto sobre los bienes raíces y sobre los bienes muebles. En el año 428 la cantidad total recaudada por el éisfora se calculaba en 200 talentos.

El éisfora era el impuesto más odiado en Atenas, porque, de acuerdo con las tradiciones establecidas y arraigadas, el impuesto directo se consideraba incompatible con la libertad ciudadana, razón por la cual se recurría a él en casos extremos. Incluso, cuando se recababa dicho impuesto durante un tiempo prolongado, se lo consideraba siempre como una medida perentoria.

Resulta así que el Estado ateniense disponía de diversas fuentes de ingresos; pero todos los medios recaudados en el Ática eran incomparablemente inferiores a las sumas que ingresaban de los aliados de Atenas. De esta manera, el poderío económico del Estado ateniense en el siglo V estaba estrechamente vinculado a la subyugación política y militar de las otras ciudades griegas.


Los gastos del Estado ateniense
Los gastos para celebrar los sacrificios y las fiestas religiosas importaban una parte bastante considerable del presupuesto nacional. Había en Atenas mayor cantidad de fiestas que en cualquier otra polis. En los años 410-109 se gastó en los grandes festejos panateneos cinco talentos y diez minas y en los animales sacrificados, 51 minas y 74 dracmas. Sumaban grandes cantidades también los premios que se distribuían en los torneos. A los vencedores de las competiciones ecuestres, o gimnásticas, se les entregaba centenares de ánforas con óleo sagrado y coronas de oro o plata. En las competiciones militares los premios eran toros que se valuaban en una mina por cabeza. Sumas mayores aún se gastaron durante las épocas de Cimón y de Pericles para la fortificación de Atenas: en la erección de los Largos Muros, en fortificar el promontorio del Sunión, el Pireo, Eleusis y otros puntos del Ática. A esos gastos hay que agregar también los que se invirtieron en la construcción de edificios públicos. La cantidad total de los gastos en construcciones se elevó durante los años del Gobierno de Pericles, al parecer, a una cantidad entre seis y ocho mil talentos.

Una parte importante en el presupuesto ateniense era el de los gastos militares. Antes de Pericles, la manutención del ejército, tanto de la infantería como de la caballería, no costaba nada al Estado, puesto que cada ciudadano debía armarse y mantenerse a sus propias expensas.

Pero luego esos gastos fueron tomados por el Estado a su cargo, es decir, los pagaba el fisco.

Hay que tener presente a este respecto que, a mediados del siglo V, además de los 3.350 guerreros acuartelados en la propia ciudad de Atenas, existía un ejército permanente —terrestre y naval— fuera de la ciudad. También implicaba grandes gastos la manutención de la flota, que contaba hasta de 200 a 300 trieres. Asimismo se gastaban grandes sumas de dinero en sostener la influencia ateniense entre los aliados. Durante el Gobierno de Pericles, cuando la política para con los aliados era, si no suave, por lo menos moderada, la ejercitación del control sobre los aliados exigía gastos relativamente pequeños. Pero durante los años de la guerra del Peloponeso, cuando el foros de los aliados fue elevado muy considerablemente y la oposición de los mismos se volvió especialmente peligrosa, los gastos para mantenerlos en obediencia crecieron repentinamente. Además de la flota de guerra, eran mantenidas por cuenta del Estado dos naves fiscales: la Salamina y la Paralos, destinadas al cumplimiento de toda clase de embajadas.

En resumidas cuentas, los gastos anuales a mediados y finales del siglo V, en Atenas, se calculan más o menos en una suma que iba de 30 a 40 hasta 80 talentos. En tiempos de guerra, los gastos estatales crecían bruscamente. El asedio de Samos, por ejemplo, costó a Atenas más de 1.275 talentos, y el de Potídea, entre 2.000 y 2.400 talentos. El costo de la expedición a Sicilia que, según Tucídides, fue ciertamente la empresa bélica más costosa de los atenienses, se calcula, como mínimo, entre 4.500 y 5.000 talentos.

Para terminar, hay que detenerse aún en los gastos para el pago de los empleos nacionales.

La remuneración de los miembros de la heliea, que había introducido Pericles, representó primero dos óbolos diarios para cada uno de los jueces. Desde los tiempos de Cleón, se elevó a tres óbolos; y así fue también en el siglo IV. La cantidad total de gastos consumidos por la remuneración de los heliastas dependía de la cantidad de días en que celebraba sesiones la heliea y de la cantidad de jueces que tomaban parte de ellas. Alrededor del año 425, el gasto total en asuntos judiciales llegó a 50-60 talentos. La paga a los miembros del Consejo, también introducida durante el Gobierno de Pericles, representaba un gasto anual de 15 a 20 talentos.

Los arcontes, que tenían a su disposición a personal subordinado, eran pagados de la siguiente manera: cada uno de ellos recibía diariamente cuatro óbolos, y el Estado tomaba por su cuenta los alimentos del heraldo y el flautista.

Todos los hechos que acaban de exponerse dan testimonio de que en el siglo V a. C. existía en Grecia una producción e intercambio de mercancías bastante desarrolladas. La particularidad histórica del desarrollo económico de Grecia consistió precisamente en que, estando concentrada la propiedad privada sobre los medios de producción en las manos de la clase de los esclavistas, el trabajo de los productores básicos, es decir, de los esclavos, era explotado por aquéllos con métodos de coerción extraeconómica. Según dice C. Marx, se trataba de «apropiación natural de la fuerza ajena de trabajo, mediante la directa coerción física».

De esto se desprende con claridad absoluta, que, fuera de la dependencia del grado de desarrollo del comercio, la producción de mercancías en la antigua Grecia esclavista no pudo alcanzar su forma más elevada, esto es, no pudo ser de forma y esencia capitalistas. Los investigadores soviéticos tienen que demostrar, mediante el profundo estudio de las fuentes y mediante la generalización de los hechos, el carácter específico de la producción de mercancías durante la época antigua y su papel en el desarrollo de la economía esclavista, y desenmascarar hasta el fin las anticientíficas «concepciones» burguesas sobre esta cuestión, las que tratan de identificar la producción de mercancías en el mundo antiguo con la producción capitalista, y «probar» así la índole «sempiterna» del capitalismo.



[1]    El siervo de la gleba era un servidor que no tenía el derecho de salir de su campo, del lugar donde trabajaba. Tenía que trabajar allí toda su vida, estaba ligado a la tierra. No era, por lo tanto, un hombre libre en toda la fuerza del término, pero, a pesar de no ser un hombre libre, tenía innumerables derechos. Tenía el derecho a la tierra, y el señor no lo podía echar.
La servidumbre de la gleba era un estado intermedio entre la esclavitud y la libertad.
[2]    El penestai, en Tesalia eran una clase de trabajadores no libres ligados a la tierra, cuya situación era comparable a la de los espartanos ilotas .
[3]    Según la constitución de Esparta, la sociedad espartana estaba dividida en tres grupos:
Homoioi (los iguales). Espartanos de pleno derecho.
Periecos Perioikoi. No son ciudadanos, pero se encargan de la vertiente artesanal y comercial de la economía.
Hilotas. Esclavos del estado. Se trata del escalón más bajo de la sociedad espartana.

[4]    La Reforma social de Solón decidió terminar con los derechos de casta, adaptando los derechos y deberes de los ciudadanos a sus respectivas rentas, procediendo a la división de la población en cuatro clases. Este sistema político, en el que en función de la renta de cada clase (unidad de medida: medimno) se le adjudican ciertos derechos políticos y responsabilidades, se conoce como timocracia (timokratia).
·         Pentakosiomedimnoi (Pentacosiomedimnos): producen más de 500 medimnos.
·         Hippeis: son los que producen más de 300 medimnos. Su nombre proviene de su pertenencia a la caballería (pueden permitirse pagar un caballo)
·         Zeugitai: son los que producen entre 200 y 299 medimnos. Son la masa de los labradores o pequeños campesinos que formaban el ejército hoplita (podían pagarse el casco, la espada corta, la coraza…)
·         Thetes: producen menos de 200 medimnos
Había de tributar como de quinientos medimnoi el que sacase de tierra propia quinientas medidas entre áridos y líquidos;como caballeros los que sacasen trescientas, o como algunos dicen los que pudieran criar un caballo, y éstos dan como prueba el nombre de la clase, como deducido de este hecho, (…). El tributo de un par pagaban los que cosechaban entre áridos y líquidos oscientas medidas, y los restantes pagaban el impuesto como thetes, sin participar en ninguna magistratura.

[5]    El medimno era una unidad de medida de volumen para los áridos, cuyo valor absoluto variaba de una localidad a otra, como de hecho fue el caso para todas las unidades del mundo antiguo
[6]    Los Zeugitas eran miembros del tercer censo creado con las reformas constitucionales que Solón introdujo en Atenas.
[7]    Una cleruquía designa la asignación por sorteo de lotes de tierra cívica (klêros) a los clerucos soldados-ciudadanos y, por extensión, también designa un tipo de colonia militar. Se encuentran clerucos de Atenas en el siglo IV a. C., y en el reino lágida de Egipto a partir del fin del siglo IV a. C.
[8]    El río Eurimedonte, actualmente río Köprü Çay, es un corto río de Turquía que discurre por el sur del país, por las provincias de Isparta y Antalya, y desemboca en el golfo de Antalya, en el mar Mediterráneo.
Junto a su desembocadura tuvo lugar la famosa batalla del Eurimedonte, en torno al 467 a. C.
Con esta victoria comparable a
Maratón y Salamina, el estratego ateniense Cimón demostró su extraordinario talento militar. Se anticipó a la flota persa-fenicia y la atacó en su propia base capturando o destruyendo 200 trirremes.
Gracias a esta batalla se puso fin al dominio persa en aguas de Chipre y Asia Menor, lo que supuso un importantísimo éxito para la joven Liga de Delos

[9]    La isla de Quíos es una isla griega en el mar Egeo situada próxima a la costa de Turquía
[10]    El monte Pangeo está cerca de la antigua ciudad de Anfípolis, enclavado en la Tracia occidental. En la antigüedad, el monte Pangeo era un monte sagrado consagrado al culto del dios Dioniso, y muy famoso por sus minas de oro y plata.
Pisístrato tirano de Atenas, permitió la explotación de las minas y la colonización de la región del Helesponto. Gracias a su política y el oro del Pangeo el comercio creció y la ciudad de Atenas se enriqueció,

No hay comentarios:

Publicar un comentario